El Televisero

El espantoso viraje al pasado de la marca Movistar+

Los abonados de la plataforma de pago han dicho adiós a la mítica marca Canal+ que renueva imagen y nombres de sus canales principales.

1 de agosto de 2016. Un día que para muchos espectadores habrá pasado desapercibido, pero la televisión de pago más longeva de nuestro país ha dicho definitivamente adiós tras no renovar los derechos su actual propietario, Movistar. Desde ahora, los abonados a Movistar+ pueden observar como los canales de sus paquetes de cine, series o deportes se han renombrado y modificado su imagen, poniendo fin a la histórica marca Canal+.
Nueva imagen de los canales de Movistar+

Hace algo más de un año, Telefónica cerró la compra de la extinta plataforma de pago del Grupo Prisa, renombrándola como Movistar+ y creando un nuevo canal de referencia, #Cero, en sustitución de Canal+1, pero decidió mantener por el momento la marca Canal+ para retener a sus abonados, que caducaba este 31 de julio. De esta forma, empezó a fraguarse la desconexión, al no renovar aquel canal codificado de referencia que empezó a andar en 1990 junto a las dos grandes privadas. La plataforma de pago por autonomasia en España ha ido desvirtuando en estos meses una imagen que se labró a base de una oferta de calidad, facilitando al espectador una batería de estrenos de cine y series, y eventos deportivos en abierto para cualquier abonado, cuyo coste se ha ido encareciendo y sus contenidos y servicios degradando
De esta forma, los usuarios que deseen por ejemplo rebobinar durante una emisión en directo, tendrán que aguardar hasta el fin de la grabación para disfrutarla en los aparatos de Movistar Imagenio, mientras que en los iPlus era una de las funcionalidades gratuitas. Así mismo, tampoco podrán disfrutar de la atractiva opción U7D (Últimos 7 días) -que graba todos los contenidos que se emitan durante una semana- los usuarios que no estén abonados al costoso paquete de canales total. También se ha notado un deterioro notable en las funcionalidades de su servicio de televisión a la carta, Yomvi, en los nuevos receptores con un software deficiente. En definitiva, pagar más para ver menos y peor. Lo que un día fue un derecho ha virado a un privilegio, que dista mucho de aquella televisión de pago que tuvimos, y merecemos.
Evolución de la marca Canal+ desde su arranque en el año 1990
Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.