El Televisero

Claves para que la nueva casa de 'GH 17' sea la que enganche, sin Mercedes Milá

 Por Jorge Neila.

A lo largo de 16 ediciones hemos visto todo tipo de complementos en la casa más famosa de España. Desde piscinas hasta jacuzzis pasando por jardines y habitaciones secretas. Sin embargo, desde la décima edición, la casa de Guadalix ha cambiado muy tímidamente.

Hoy vamos a analizar algunos de los elementos que podrían hacer de la nueva edición de ‘GH’ una única y especial porque aunque los concursantes son los verdaderos protagonistas, la casa juega un papel esencial. Hace unas semanas conocimos que Mercedes Milá no presentaría la nueva edición de ‘Gran Hermano’ y que sería Jorge Javier Vázquez su recambio. Sinceramente, creo que le será muy difícil mantener la atención que Mercedes conseguía y por ello, uno de los ases que el programa puede tener bajo la manga será la nueva forma de la casa.

A pesar de que en las últimas ediciones la casa ha cambiado, no hemos llegado a ver una transformación tan contundente que haya podido atraer a la audiencia lo suficiente. Y es que como decimos, la casa SÍ es algo importante en este concurso hasta el punto que una misma casa en dos ediciones podría aburrir a la audiencia.

Son ya 5 ediciones en las que la audiencia media del programa no supera los 3 millones y personalmente considero que uno de los factores que han hecho que no se llegue a tal cifra ha sido la intención de la cadena por futurizar la sede del reality. Es justamente en la duodécima edición cuando la casa fue completamente blanca y con aire futurista cuando la audiencia bajó cerca de 1 millón con respecto a la anterior edición.

A día de hoy ‘Gran Hermano’ se ha convertido en un programa donde prima el espectáculo y por ese motivo la casa se ha transformado en las últimas temporadas en un plató gigante caracterizado con muebles que le hacen parecer una casa gigante pero se ha perdido la esencia que la casa de ‘GH’ tenía hace unos años.

Vamos a ver entonces cuáles serían los elementos, con respecto a la casa, que harían de ‘GH17’ una edición única:

En primer lugar, la casa de ‘GH17’ debería tener dos pisos. Una escalera que comunicara las habitaciones, en el piso superior, con la planta baja donde estaría el comedor y la cocina, podría dar mucho juego al programa. Ya vimos cómo ‘Gandía Shore’ gozó de un gran éxito aun teniendo una casa relativamente normal, con dos pisos y piscina.

En segundo lugar, una piscina cubierta. Nada de jacuzzis, llevamos ya varias ediciones sin ver una casa con una piscina en condiciones que podría mostrar los tonteos entre los concursantes.

Tercer punto. La apariencia futurista debe desaparecer. La nueva casa debe ser moderna pero hasta cierto punto. Pierde realismo si colocas unos sofás naranjas y con formas extrañas cuando lo que más se ve en la nueva arquitectura es todo lo contrario.

En cuarto lugar, dejemos de lado la habitación común. En una casa grande y normal encontraríamos diferentes habitaciones y eso podría ser clave en la nueva edición de ‘GH’. Imagínense aquel momento en el que se formen grupitos y debido a esto tengan que cambiarse de habitación cada dos por tres, lo que implica rehacer la maleta y cambiar todo por los pasillos del piso superior de la casa.

Por último, el jardín. Gustaría más que el pabellón en el que hacen pruebas los concursantes fuera parte de la casa o simplemente parte del jardín. Recuerdo aun cuando Nagore hacía escalada en una prueba del jardín en la undécima edición de ‘GH’.

Lo que más familiariza a la audiencia con el reality es la sensación de conocer cada rincón de la casa y cómo se unen los mismos.

Saber cómo se va al baño o cómo se va desde el jardín a una de las habitaciones es algo clave para que el espectador entienda el concurso.
Y una última sugerencia: ¿Por qué no dividir desde un principio la casa en dos y que nada más llegar a la misma los concursantes tuvieren que elegir?

El saber que hay otra casa es uno de los comportamientos que hasta el momento no hemos visto o al menos desde el primer momento del juego, a excepción de la undécima edición en donde había una casa espía.

Cada semana podría haber dos expulsados, uno en cada casa para después pasar a la sala de expulsión y someterse a la decisión final de la audiencia. El salvado podría pasar a la otra casa. En definitiva, llevamos varias ediciones en las que no se innova y el público necesita movimiento. Más aún en esta temporada sin Mercedes Milá. 


!function(d,s,id){var js,fjs=d.getElementsByTagName(s)[0],p=/^http:/.test(d.location)?’http’:’https’;if(!d.getElementById(id)){js=d.createElement(s);js.id=id;js.src=p+’://platform.twitter.com/widgets.js’;fjs.parentNode.insertBefore(js,fjs);}}(document, ‘script’, ‘twitter-wjs’);

Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.