El Televisero

La crítica de la semana | Verano de juventud

ANÁLISIS DE AUDIENCIAS | Semana del 18 al 24 de julio de 2016

Los jóvenes españoles intentaron hacerse un hueco esta semana en la americanizada parrilla veraniega. Todos llegaron con muchas ganas pero parece que la audiencia les dio la espalda, unos ya cambiaron de cadena y el resto tiene un arduo camino por delante.

‘Hable con ellas’, o mejor dicho ‘Hable de ellas’, no parece gozar del apoyo del público en su tercera temporada, su estreno se quedó un tibio 11,1% de share. El programa que tenía en Alba Carrillo su mejor cebo, ahuyentó a la audiencia con una entrevista previa del todo soporífera con Rocío Carrasco. En vez de abordar los conflictos familiares del clan Jurado nos adormecieron con una retahíla de preguntas mamporreras y un enaltecimiento de la figura de Fidel Albiac (su futuro marido), un personaje menos apasionante que la serie que prepara Sonia Monroy en Los Ángeles. Hay que saber darle a cada uno el papel que merece en toda historia, mucho más certeros fueron con Alba Carrillo, la modelo fue contratada por su sonada ruptura y en el programa se ganó el sueldo hablando de ello. Del resto de “ellas”, destacar el buen tono de Mónica Martínez y la ironía de Soledad, algo mal caracterizada en su vuela a la pequeña pantalla.
Hay un programa en La1 llamado ‘Desafío 2016’ que no está nada mal, una especie de juegos del hambre juvenil presentado por Jaime Alguersuari y Almudena Cid. Desafortunadamente muy pocos de vosotros lo conoceréis, el espacio no superó el 6% de share esta semana, parece que en la televisión pública van tan sobrados de éxitos en prime time que deciden colocar un formato joven y de producción nacional en la franja de madrugada. La ubicación en la parrilla y el mimo de una cadena son esenciales para el devenir de un programa en televisión, en LaSexta lo supieron y tuvieron paciencia con un ‘Zapeando’ que ya está muy asentado en la hora de la siesta. Frank Blanco se marchaba esta semana de vacaciones marcando un 7,1% y le cedía el mando a su compañera Anna Simón. Llamadme superficial, pero ¿no os parece curioso que todas las chicas del programa sean ‘pibones’ mientras que ellos son de belleza distraída? ¿Talento por igual de belleza desigual o requisitos laborales diferenciados por sexo?, ¿casualidad o sexismo?
El martes llegó el programa más vapuleado de la temporada, Sara Carbonero daba el salto al entretenimiento y mejor hubiese sido que se quedara en Oporto cantando fados. Le tengo especial simpatía a la periodista pero está totalmente desubicada en un talent de moda a las maneras de Telecinco. ‘Quiero Ser’ llegaba el martes para despedirse el jueves con un paupérrimo 8,2% de share, viéndose superado por ‘First Dates’ que lograba máximo con un buen 10,1%, malos datos para el programa de Carbonero que se traslada a Divinity para morir discretamente. El formato tomado un poco más en serio podía haber tenido su público en otra cadena, pero en el fondo preferimos lo que ha sido, un despropósito: una presentadora con tono de misa dominical intentando poner paz en un debate sobre extensiones. Al público habitual de Telecinco Dulceida les suena a marca blanca de azúcar y a los seguidores de la bloguera la televisión les huele a rancio, prefieren estar en el parque cazando pokemons o dando likes como posesos en Instagram.

Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.