El Televisero

La crítica de la semana | Desafiando la invasión americana

ANÁLISIS DE AUDIENCIAS | Semana del 25 al 31 de julio de 2016

Con la llegada del verano las cadenas de televisión rellenan sus parrillas con productos importados de la ficción americana. Esta semana algunos formatos nacionales decidieron plantar cara a la invasión extranjera y la mayoría de ellos tuvieron el respaldo de la audiencia.

En estos meses de sombrilla y chancletas la cadena que más apuesta por la producción americana es Antena 3. A sabiendas que tienen en el cine su mejor baza durante todo el año, en los meses de julio y agosto refuerzan su oferta cinematográfica e invierten en unas cuantas series estadunidenses. Los espectadores tienen interiorizado el canal como el mejor escaparate para ver cine; la trilogía de Indiana Jones lleva tres semanas consecutivas liderando la noche de los miércoles y esta semana se despedía con un notable 15,6% de share. Mucho peor les va a las ficciones americanas de Antena 3, cada veranos se reproduce la misma dinámica: pese a un estreno fulgurante la series van perdiendo fuelle para quedarse en datos bastante discretos, ejemplos de este año son ‘Blindspot’ o ‘Supergirl’ que esta semana se quedaban en un 12,4% y en un 11% respectivamente. Aunque el verano sea un época de menor consumo televisivo, Antena 3 podría hacer un esfuerzo y no depositar todos sus prime time al servicio de Obama. La televisión nacional debe reivindicarse y dar trabajo a tanto “comunicador” mendigo de sueldo (perdón por el arrebato sindicalista).
En Cuatro se han puesto las pilas durante el periodo vacacional, vista la derrota en audiencias contra LaSexta en el cómputo anual, la cadena no descansa en verano y apuesta por la producción nacional. El martes se estrenaba ‘En el punto de mira’ con un buen 7,7% de share, un programa de reportajes que a primera vista presentaba unos temas poco estimulantes para el espectador pero que tras su visionado supo despertar la conciencia de muchos. Lo plausible de este formato es la neutralidad de sus reporteros, sin verbalizar la “moralina” que nos están trasmitiendo con sus imágenes consiguen que el espectador se conmueva solo, sin una voz adoctrinadora o morbosa que le fuerce a sacar conclusiones sugestionadas. Un estilo totalmente opuesto al que nos tenía acostumbrados Pedro García Aguado en ‘Hermano Mayor’, el ex waterpolista bebía de las fuentes de Gloria Serra y se esmeraba en condimentar todas sus narraciones. El programa volvió de nuevo con Jero García, mucho más preocupado que su predecesor por domar a las fieras que por vender las vísceras al espectador, y esta semana se quedaba en un notable 7,3% de share.
En Telecinco, después de los fracasos del programa de Sara Carbonero y de la serie americana ‘Backstrom’, apostaron por lo que mejor se les da, reposiciones de ‘La que se avecina’ y 28 horas semanales del universo ‘Sálvame’. El patio de vecinos más concurrido de España doblaba con éxito su versión nocturna, liderando la noche del jueves con un 15,8% de share y la del viernes con un 18,4%. El programa ya hace años que es una fuente inagotable de contenidos gracias a unas fieras televisivas entregadas por completo a la causa, podría existir un canal temático y el público seguiría enganchado a este reality eterno. El programa del viernes fue especialmente suculento gracias un invitado capaz de dinamitar los vínculos entre todos los colaboradores del corral, un paparazzi anárquico que no se ciñó a ningún patrón y empezó a soltar bombazos que descolocaron a todo el personal. Agradecemos estas deflagraciones de guión en las que reside el éxito del programa, la capacidad de seguir sorprendiéndonos y de no dar nada por sentado, como la vida misma.
Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.