El Televisero

El bestiario de Sálvame (5/5): Los gallos del corral

Presentar ‘Sálvame’ no tiene mucho secreto, está visto que presente quien lo presente el formato anda solo. Un total de 5 presentadores, contando el diario y el nocturno, unos mejores que otros, pero todos con datos similares de audiencia. Nadie, o casi nadie, es imprescindible para domar este patio de vecinos con vida propia, los animales andan solos y la diferencia entre presentadores va en función de las ganas que tengan de avivar el fuego con su presencia.
Paz Padilla: nadie daba un duro por ella en sus primeras tardes al frente del programa, intentaba mantener su estatus de humorista sin envolverse demasiado en las vísceras del formato. Con el paso del tiempo, gracias a un arte especial para hurgar en las heridas y a la ausencia de pompa y jabón para lanzar sus cuchillos, la gaditana se fue ganando un puesto en el programa convirtiéndose en la aliada perfecta de los directores para dinamitar los ánimos de los colaboradores, una pirómana capaz de lacerar las heridas más profundas de los invitados como quien no quiere la cosa. Combinando su sentido del humor con un aire de portera preguntona, la Padilla maneja el cortijo con soltura, recorre más km que nadie por las instalaciones de Telecinco y en cualquier momento puede encararse con sus colaboradores si estos no tienen el día y se muestran poco generosos con el programa.
Jorge Javier Vázquez: hace tiempo le escribí una carta y al estar falto de ideas (después de cinco entregas de bestiario) aprovecho la ocasión para revisar alguno de sus párrafos: Ahora que ya ocupas las portadas de Lecturas, que tu nombre está escrito en letras grandes en la Gran Vía y que tus libros se venden como rosquillas independientemente de lo que escribas, ahora es el momento de decir adiós para no quemarte y de rebote chamuscar este patio de vecinos que te dio tanto y que sigue brillando en tu ausencia. Hazlo por nosotros, por los que te acompañaron delante y detrás de la pantalla durante todo este tiempo. “Sálvame” te debe mucho pero ya te han consentido demasiado, te toca a ti hacer un ejercicio de nobleza y ceder el mando que ya solo representas honoríficamente. Los años pasaron, aguantaste como un jabato durante tardes y noches de infarto hasta que dejaste de remar a favor del programa para convertirte en la vecina que sólo baja al patio para alardear sus últimas adquisiciones. Te dedicaste a sentarte en tu sillón para chequear el iPhone, “sudando” por completo de las opiniones de los colaboradores. Alguien que ya no sabe o más bien ya no quiere seguir jugando, para el cual “Sálvame” y sus más de dos millones de espectadores son solo una plataforma para promocionar sus novelas o sueños teatrales. 
Carlota Corredera: poco puedo decir sobre ella cuando sus labores como presentadora todavía son escasas. Los años como directora le dan un control excepcional de la situación que gestiona teniendo siempre en cuenta los que están detrás de las cámaras. Con un punto ñoño, no desaprovecha la oportunidad para reivindicar el orgullo gallego, coquetea con el mundo rosa y se aferra a una plaza de presentadora que le vino de rebote. De apariencia afable que deja entrever bastante mala leche, la ex directora maneja la barca con aplomo pero sin tener todavía su sello personal esculpido.
Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.