El Televisero

La crítica de la semana | La extraña relación entre padres e hijos

ANÁLISIS
DE AUDIENCIAS 
| Semana del 20 al 26 de junio de 2016

Las relaciones familiares son un pozo sin fondo de contenidos para la televisión en España. Los extraños vínculos que se establecen entre padres e hijos protagonizaron algunos de los momentos más destacados de la semana televisiva.

La relación de José Luis Moreno con sus hijos no es que sea extraña es que es inexistente, según nos contó el productor televisivo el pasado lunes en ‘Mi casa es la tuya’. No solo descubrimos que Moreno tiene hijos, ahora sabemos que es un prodigio de la naturaleza: habla trece idiomas, fue cantante de ópera, se enfrentó a un ejército de albanokosovares en su casa, es médico y todavía guarda la ropa de hospital para cuando tiene visitas en casa (esto último lo digo yo). Como somos personas prudentes y este señor tiene más poder que Jorge Fernández Díaz, vamos a creernos a pies puntillas toda su historia de vida, si Bertín Osborne no repreguntó nada incómodo, ¿quiénes somos nosotros para dudar del bueno de José Luis? Mucho me temo que si algún día su estatus desaparece, habrá incontables especiales repasando su trapos sucios al más puro estilo de los memorándums a Encarna Sánchez. En todo caso, la vida del ventrílocuo interesó a la audiencia de forma notable al lograr un 17,8% de share, dejando a ‘La Embajada’ de Antena 3 con mínimo de temporada. 
Las ficciones de Antena 3 no pasan por su mejor momento y la relación entre la madre y la hija de ‘La Embajada’ vive en una calma tensa que no tardará mucho en explotar. La serie protagonizada por Belén Rueda, a pesar de una trama floja a la que se le podría sacar mucho más provecho por el buen planteamiento que tenía esta ficción, cuenta con unos golpes de efecto y con unos actores soberbios que hacen las delicias de todos los amantes del culebrón norteamericano; puñaladas y lagartas, pero con estilo. Tampoco les fueron bien las cosas a la madre y la hija de ‘Pekín Express’ que tuvieron que abandonar la carrera esta semana, una primogénita que se merece un altar por aguantar a una madre que sacaría de sus casillas hasta a una ameba. La semifinal del reality aventurero logró récord de temporada con un buen 9% de share, el concurso sigue demostrando su capacidad para atarear a la audiencia a pesar de no contar con un casting especialmente llamativo en esta edición.
El miércoles se esperaba una tormenta mediática con la emisión censurada de ‘Proyecto bullying’ pero el programa pasó desapercibido con un discreto 6,3% de share. No entiendo la negativa de la Fiscalia de emitir este formato que tiene como objetivo denunciar el acoso escolar, cuando vivimos sobreexpuestos a las crónicas de sucesos de los informativos, y en este caso se trataba el contenido con cierto tacto. No es sano vivir en un entorno judicial que decide proteger a la sociedad de situaciones desagradables, ocultándolas o maquillándolas, negando así la capacidad crítica del espectador para sacar sus propias conclusiones. Lamentablemente fue necesaria una instantánea de un niño refugiado para sensibilizar al mundo y en este caso ‘Proyecyto Bullying’ podía resultar una forma de concienciar a los jóvenes y de señalar (con la cara tapada) a los acosadores. La noche del miércoles vivimos también una triste despedida con el adiós definitivo de una de las mejores series españolas de la historia. El último capítulo de ‘Vis a Vis’ se despidió con un 16,4% y muchas de sus tramas abiertas, como siempre Najwa Nimri nos dejó con la boca abierta y su Zulema será probablemente el personaje más recordado de esta serie.
Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.