El Televisero

La crítica de la semana | Entregados a sus causas

ANÁLISIS
DE AUDIENCIAS 
| Semana del 16 al 22 de mayo de 2016

Los
“sabios” sentencian que a base de trabajo uno consigue lo que quiere en esta vida. En televisión no siempre se cumple esta máxima, aunque esta semana nos
deja algunos formatos que recibieron el beneplácito del público entregándose a
sus causas.

Digamos que Bertín Osborne no es el mejor ejemplo de persona entregada a la audiencia; hace 4 preguntas que le preparan sus redactores, la “gracieta” de la cocina y buenas noches señora. La causa del artista es otra, su propósito en la vida es que esta España enrojecida vuelva a regirse por los valores que Dios manda. No le va nada mal la cosa, su programa de masajes sigue liderando en Telecinco, ‘Mi casa es la tuya’ marcaba esta semana un estupendo 19% de share con la visita de Esperanza Aguirre. La Margaret Thatcher española se presentó como un trozo de hielo incapaz de transmitir la más mínima emoción en el público, sin el menor atisbo de humildad y con un discurso cargado de bravuconerías. Más allá de la invitada de esta semana ‘Mi casa es la tuya’ es un programa amable, una conversación relajada para el personaje y para el público, un Chill Out en la parilla al que acudir en función del interés que te suscite el invitado de ese día.
El mayor exponente de entrega lo vimos esta semana de la mano, o mejor dicho de los ovarios, de Samanta Villar. ’9 meses con Samanta’ encandiló al público en sus tres emisiones y le regaló a Cuatro una de sus mayores alegrías de los últimos años, el programa se despedía el miércoles con un estupendo 12,1% de share. Samanta supo mantener el equilibrio perfecto: la dosis justa de ego, una generosidad bien entendida por el público y un sentimiento que sudaba verdad. El mérito de la catalana es pequeño si lo comparamos con el hito televisivo que ha supuesto la serie ‘Cuéntame cómo pasó’ en la historia de la pequeña pantalla española. La ficción decía adiós con un notable 19,2% y más de 3 millones de espectadores a pesar de verse envuelta en causas judiciales de dudosa moralidad. Nos quedaremos con lo bueno, hasta que se demuestre lo contrario, y agradecemos el golpe de ingenio de los guionistas en esta última temporada. Cada capítulo nos ofreció una estructura narrativa distinta, una amalgama de géneros que hizo las delicias de fieles y de no tan fieles.
No hay colaboradores más entregados a su trabajo que los animales de ‘Sálvame’, no sabemos si por enajenación mental, por tener un ego desbordante o por un afán desmesurado de enriquecimiento económico. En todo caso, estas bestias de la comunicación dirigidas por unos genios de la televisión consiguieron esta semana un excelente 21% de share con la segunda edición de la ‘Sálvame Fashion Week’. Ni un desfile de Victoria’s Secret conseguiría estos datos de audiencia, la cercanía de estos personajes con su público hace que los asimilemos como parte de nuestro entorno natural, como si fueran una pecera alegre en nuestro comedor. Da igual lo que hagan, unos cursos de macramé o una excursión por la sierra madrileña, cualquier pretexto es bueno para juntarlos y dejar que interactúen entre ellos, en ese momento nace el espectáculo. Sin embargo, no hay que confiarse, ‘El secreto de Puente Viejo’ viene fuerte últimamente y este viernes plantaba cara al patio de vecinos de Telecinco con un estupendo 18,7%.
Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.