El Televisero

La crítica de la semana | Carne de cañón

ANÁLISIS
DE AUDIENCIAS 
| Semana del 9 al 15 de mayo de 2016

La tele es un animal insaciable que necesita de la constante fabricación de nuevos personajes para nutrir sus contenidos, caras anónimas hace tres meses pero que esta semana monopolizaron la parrilla televisiva.

‘Supervivientes’ viene siendo en los últimos años una plataforma perfecta para catapultar las carreras de “pseudofamosos” que solo conocían en sus barrios. Un casting que combina rostros conocidos por la audiencia (pocos) con nuevos rostros que tras su paso por el concurso pueden labrarse un futuro en las universidades de Telecinco. La fórmula funciona a la perfección y el reality esta semana marcaba un estupendo 25% de share, disputando la noche con un buen capítulo de ‘Cúentame’ que se encaramaba hasta el 18,7%. ‘Supervivientes’ cuenta con una audiencia fiel dispuesta a ver el hundimiento de Mila Ximénez o el bizarrismo proporcionado por un ser entrañable llamado Yurena. El reality cuenta con un Jorge Javier Vázquez mucho más implicado en la causa que en sus últimos años en ´Sálvame’ o con una Lara Álvarez despampanante que resuelve su tarea en la isla con soltura. La supervivencia ya hace tiempo que pasó a un segundo plano y su única función es actuar como motor de conflicto entre los concursantes.
No sería de extrañar que en futuros realities de Telecinco viéramos aparecer al supuesto nuevo ligue de la hija de la Pantoja. La jovencita es una mina de oro para todos aquellos que deciden pasar una noche con ella, esta semana daba el salto al ruedo un joven sevillano llamado Josema. El ‘Deluxe’ de este viernes contó con una amiga del susodicho, una buena samaritana que en su obra de caridad semanal decidió acudir al programa para hablar de su intimidad con el muchacho. Me pregunto qué pensarán los padres de esta joven andaluza, que sin ser nada del tal Josema, se sentó con Jorge Javier para compartir ante España sus mensajes de Whatsapp. En fin, que para estas valoraciones no estoy yo, solo decir que el ‘Deluxe’ lideró un viernes más con este triángulo adolescente al más puro estilo ‘Rebelde way’. Peor le fueron las cosas esa noche a Meritxell Martorell, justo ahora que empezaba a gustarme, su ’21 días’ se despedía con un escueto 5,9% de share. La catalana demostró estar mucho más acertada a la hora de abordar temas banales que no intentando salvar el mundo con sus discursos trascendentales.
Hasta hace unos meses Barei nos podía remitir a una marca de cereales y poco más, pero esta semana ya se ocuparon los eurofans de difundir su nombre hasta la saciedad. La representante española en el festival de Eurovisión se tuvo que conformar con una de las audiencias más bajas de los últimos años, aunque un 29,8% de share y más de 4 millones de espectadores sigue siendo un resultado excelente para un acontecimiento no deportivo. La cantante madrileña terminó de las últimas clasificadas enfundada en un look con reminiscencias de ‘Yo soy la Juani’ y con un movimiento de pies que alguien creyó que deslumbraría al continente; pero no, Europa no está ni para piernas locas ni para refugiados. La candidatura española tendría que replantearse si merece la pena seguir llevando propuestas musicales acorde con los productos estandarizados que se ofrecen en el festival o apostar por una canción con identidad propia. Al final, la música española que se exporta por el mundo es la de Enrique Iglesias o la de Juan Magan , no la de los Auryn.
Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.