El Televisero

OPINIÓN | Pantoja presupuesta in extremis con Telecinco

 
EL PORQUÉ DE LAS COSAS CATÓDICAS | Por Jesús Carmona.

 

De hace unas semanas para acá me da la sensación de que Telecinco tiene poco por lo que descorchar botellas de cava, más allá de algún audímetro dislocado, que los sigue teniendo. Dejando a la gallina de los huevos de oro, la audiencia, arrinconada, me refiero a problemas más contractuales, verbales e incluso morales. A nivel de series, por ejemplo, pintan más bastos que nunca para la cadena, pues junto con la cancelación de ‘Anclados’ y la refriega con una productora que está ya tocando a puertas enemigas, se une el rebote mayúsculo de algunos actores.

PUBLICIDAD

Ahora hablo de otra serie, ‘B&B’, que no sé si lo saben pero no ha renovado temporada después de cosechar unas audiencias más que paupérrimas e injustas. Y digo injustas porque no la considero para nada mala producción. Para mala, de solemnidad, ‘Anclados’, y mira que ha aguantado el tipo hasta su último aliento, con morfina supongo. De las tripas de ‘Anclados’ poco sé, controlo mucho más las de ‘B&B’, y la tensión interna es evidente. Algunos, como Gonzalo de Castro, no dudan en vomitar reproches contra la cadena por su nefasta planificación. Alega, no sin razón, que Telecinco emitió lo nuevo de la serie un año después de su grabación. Esto provoca, entre otras cosas, la indiferencia de un público con un mando TDT en la mano.

Esta carencia de mimo y cariño para con los productos por parte de Telecinco ha tenido unas consecuencias bastante feas que de momento la cadena no aborda. Y lo que está recogiendo Telecinco, me cuentan y no acaban, es el descontento y el juramento definitivo de algunos actores. Es más, un buen amigo me ha contado que hace tres días coincidió en un restaurante madrileño con B. R. (Permitidme que preserve su identidad, por mi amigo. Sólo voy a decir que es rubia, madura y actriz principal de una de las series anteriormente citadas), y esta mujer, desencolerizada y reblandecida por un entorno amigo y una copa de más, declamó una frase matadora: “Está claro que siempre hay que saber ponerse en buenas manos. Hay que equivocarse para aprender”. Sin duda, y viniendo de ella, se trata de una grieta afectiva sin retorno.

A Telecinco le ocurre con las series lo que a Atresmedia con el entretenimiento del corazón; lo intentan, le ponen arrestos, pero saben que siempre será la hermana deficiente del clan. Por eso Telecinco apuntala estos días lo que mejor se les da: corazón, corazón y más ‘Sálvame’. Y como los viernes por la noche están -tras el estreno exitoso de Tu cara me suena- con menos fuelle de lo habitual, engrasan la maquinaria en un bucle inflexible de ‘todo vale’.

El drama pantojil, que lejos de suavizarse, ha alcanzado picos de interés estratosféricos, es el último y más poderoso de los cartuchos ‘deluxe’ para torpedear al enemigo nocturno y cantarín. 80.000 son los euros que me aseguran le han puesto sobre el mantel a la madre biológica de Chabelita, vía Gema López, que se encuentra en Perú como puente de entendimiento.

PUBLICIDAD

Esto tiene a la matriarca del clan, Isabel Pantoja, ajada y consumiéndose de dolor, pena y odio. No entiende por qué tanto linchamiento. Sus primeras 24 horas en Cantora han servido para sermonear a su hijo Kiko, que ha perdido el rumbo, la razón y hasta la higiene personal. Salió el jueves de prisión, y el viernes bien temprano ya estaba Pantoja con teléfono en mano acordando con Telecinco. Ambas partes saben que tienen ases bajo la manga, pero que se necesitan mutuamente para comer bien. La cadena, por su parte, como ya hizo con Rocío Carrasco, ha utilizado su añagaza estrella: si no quieres esto, garantízanos tus primeras palabras en una entrevista exclusiva. Tic, tac, tic tac. Los compañeros apostados en Cantora aseveran que los aullidos de Pantoja son ensordecedores.

Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.