PUBLICIDAD
El Televisero

OPINIÓN | El sonido de Abril

Si no existiera habría que inventarla. Silvia Abril es única en sí misma. Su esencia no es compartida. Nadie posee su facilidad para sacarte una sonrisa con cada movimiento, cada actitud, cada frase. Su participación en Tu Cara Me Suena se ha convertido en toda una cita. Los viernes, muchos espectadores la esperamos ansiosos ante nuestras pantallas. Queremos que su actuación sea de las primeras para poder disfrutar de su encarnación durante el resto de la gala. Queremos que le toquen personajes un tanto petardos a los que la actriz pueda sacarles jugo.  Esto no es hacer de menos al resto de concursantes, que cumplen su papel, que están convirtiendo a esta cuarta edición en la más potente en cuanto a números musicales se refiere. Pero ella es el alma del programa, lo comentaba una siempre entregada miembro del jurado, Lolita Flores.
Su sola presencia en el escenario hace que lo de su alrededor pierda interés. La mirada se fija en ella, en cada uno de sus gestos a la espera del gag, de lo esperpéntico. Es cierto que en ocasiones quiere cumplir con el trabajo de la semana. Se propone hacerlo bien. No importa, sabemos que cuando finalice la actuación la risa está asegurada. Las cámaras la buscan, su posición en los sofás necesariamente tiene que ser la esquina para poder sacar el mejor partido a su espontaneidad. Muy en sintonía con su compañera y amiga Llum Barrera la pasada temporada. 
La productora sabe del interés que genera la actriz y ha sabido darle su espacio. Abril ha favorecido la posición de los viernes dentro de la programación de Antena 3. Su particular sentido del humor se suma al buen ambiente generado por el resto de compañeros y con unas actuaciones más que notables. La cadena ha conseguido que su aciago viernes pueda hacer frente al todopoderoso Deluxe que lucha con armas desafortunadas por lograr recuperar el liderazgo. Cabe preguntarse, ¿qué hará la cadena de Atresmedia cuando el programa llegue a su fin? Solo esperamos que no estiren el chicle por haber dado con la fórmula perfecta.
Mientras tanto seguiremos disfrutando de estos viernes que recuerdan  a aquel Un, dos, tres en la familiaridad de su formato y en la búsqueda de ofrecer contenido cercano y divertido. “La cadena triste” lucha con el mejor sentido del humor.

PUBLICIDAD
Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD