El Televisero

Jordi Évole tras el cara a cara Rivera-Iglesias: "Han protagonizado la caída del muro de Berlín en los debates"

El presentador hace balance del esperado debate entre los líderes de Ciudadanos y Podemos en el día después

Reacción de Jordi Évole tras el cara a cara Rivera-Iglesias

Tras el éxito del esperado cara a cara entre Albert Rivera y Pablo Iglesias en el regreso de ‘Salvados’ este domingo, que anotó máximo histórico del programa con un 25,2% de share y 5.214.000 espectadores, Jordi Évole ha querido hacer balance del debate junto a Fernando Berlín en La cafetera de Radiocable.com. 
La gran pregunta de hoy es ¿quién ganó el cara a cara? Unos piensan que fue Albert Rivera, otros que fue Pablo Iglesias, aunque se podría decir que el ganador real fue el propio Évole al conseguir este cara a cara y que el programa batiera sus récord superando así el dato cosechado por la entrevista al líder de Podemos la tempoarada pasada. 
No obstante, preguntado por quién ganó el cara a cara para él, Évole deja claro que “el ganador es el espectador”. Así, el periodista no quiere mojarse y prefiere seguir siendo el árbitro como en el cara a cara aunque para él hubo dos momentos claves en el debate: “Creo que hay dos fases. Una primera en la que Albert está como un ciclón, y una segunda en la que Pablo, con temas sociales, se le ve bien y más cómodo”. 
Sobre lo que opina de cada uno tras la realización de este debate Évole lo tiene claro. “Albert está muy fuerte, de subidón. Se le nota y se lo cree. Y Pablo tiene ese punto de que la carrocería del coche en 1 año se la han ido abollando. Él confía y sabe que queda tiempo, pero esa metáfora que usamos con el coche de Alonso creo que es acertada”, afirma. 
Además, Jordi Évole cree que ambos fueron valientes al hablar de si habían pagado alguna vez en negro porque ““si encontrásemos en este país a alguien de su edad que no ha pagado en negro, habría que darle un Príncipe de Asturias”. En definitiva para el periodista ambos fueron “sinceros, aunque con algún titubeo”. 

“Los equipos de comunicación se quedaron fuera” 

En esta entrevista, Évole ha desvelado algunos de los secretos que no se vieron en el programa. Así, el presentador le da las gracias a ambos políticos por ser “naturales, frescos y como son ellos”, algo a lo que influyó el hecho de que ninguno de los miembros de sus equipos de comunicación se encontraban presentes en el bar donde se realizó el cara a cara. 
“Los equipos de comunicación no influyeron. No cabían en el bar y se tuvieron que quedar fuera. Estaban con un pinganillo y fueron escuchando lo que iban diciendo”, comenta el catalán. Además, ninguno de los partidos ni los mismísimos Rivera e Iglesias conocían el lugar en el que se iba a realizar el cara a cara. “El escenario del debate no lo descubrieron hasta el mismo día. Lo descubrieron para empezar a jugar. No hubo paseíllo previo. Hasta ese punto llegó el halo de libertad”, añade Évole. 

“Han protagonizado la caída del muro de Berlín en los debates” 

Jordi Évole ha agradecido a Ciudadanos y a Podemos por aceptar este debate tan novedoso.”Han hecho un ejercicio de generosidad muy grande. Podríamos haber destrozado a cualquiera de los dos con la edición del programa“, asegura.
“Se puede hacer una guillotina y estoy muy contento porque tanto uno como otro no se sintieron ni manipulados ni que se había sacado nada de contexto. Para nosotros eso era un reto enorme. No les he visto especialmente incisivos conmigo en los últimos días. Han sido muy respetuosos. Confiaban en el formato y en el equipo. Sin esa confianza ni lo hubiesen hecho”, afirma el presentador. 
Gracias a este cara a cara se abre un nuevo camino en política apartándose de los debates y los cara a cara encorsetados a los que nos tenían acostumbrados los políticos. “Me dijeron que se lo habían pasado bien, que habían estado cómodos. Que era otra manera de comunicar en política. Que pasase lo que pasase, se abría una nueva etapa en la discusión política. Yo si fuera ellos me sentiría muy orgulloso de haber protagonizado una caída del muro de Berlín en los debates“, explica Évole.
Y en este sentido, Évole se siente confiado en que los líderes del PP y del PSOE se sumen próximamente a esta forma de hacer debates. “”Estamos peleando para que se sienten en otros cara a cara o en debates con más gente”, matiza. 

Sobre la audiencia: “Es una locura, pero estos programas no se hacen por audiencia” 

Por último, Jordi Évole no ha podido olvidarse de la gran audiencia cosechada por el programa y ha querido hacer su propio balance. “Es una locura. La media de la temporada pasada fue un 16%. Es una barbaridad. Pero estas cosas no se hacen para hacer audiencia. Son momentos que te brinda este oficio y que tienes que aprovechar, y que tienen que servir para abrir nuevos caminos poco transitados”, culmina.
Compartir:

Comentar

Tu correo electrónico no será mostrado. Los campos marcados con * son obligatorios.