PUBLICIDAD
El Televisero

OPINIÓN | 'Top Chef' se enciende con el punto de acidez exacto gracias a Paco Roncero

 
Por Alejandro Cuenca. 

 

Como una receta que pretende ofrecer un primer plato, pero no deja de ser un entremés. Como un primer plato en el que a la composición le faltó unidad y un poquito de sal. Así fue el estreno del programa culinario más competitivo y profesional de la televisión. ‘Top Chef’ es un ejemplo de la dureza de los que toman la cocina como profesión, aunque en esta primera entrega nos haya faltado algo más de chispa.

PUBLICIDAD

Como bien repetía Chicote, los concursantes que entran a formar parte de este programa son jefes de cocina y profesionales de esta disciplina. Esto no quita que el inicio del programa haya alimentado tanto los comentarios sociales gracias a concursantes como Iván, por ejemplo. El alimento estrella del plato a preparar era pescado, pero a él el pescado le resbalaba -nunca mejor dicho-, y lo importante era la guarnición. Otro caso era el de los cítricos, ya en la última parte del programa, en el que no muchos distinguieron entre un limón y una cereza.

Eran muchos aspirantes a recoger los cuchillos, simbolismo de entrar como concursante a ‘Top Chef’, en concreto 16. De estos, tres se quedaron a las puertas. Unos, por pensar que tener personalidad era lo mismo que irresponsabilidad y no conseguir los objetivos marcados y otros por apuntar -quizá-, a donde no llegan. Sin embargo, centrémonos en los que han entrado. Por un lado, tenemos a los parecidos razonables. Luca Rodi bien puede ser una simbiosis entre Pablo Sebastián y Albert Einstein. Aunque no haya entrado Iván, el de la cresta, podría ser el hermano oculto del chef David Muñoz. Por otro, tenemos a los que nos darán tan buenos momentos como nos sacarán de quicio. Aquí se encuentran el fundador del “freestyle cooking”, Oriol que tendrá que apartar sus exentricidades si quiere permanecer en el concurso, así como María Espín, que con solo verla pierde uno más calorías que en tres clases de zumba. Entrañables momentos nos dieron la cocinera Montse Estruch, la mayor del grupo; el boquerón Carlos Caballero, que fue el primero en entrar al concurso, o el alemán Marcel Ress.

PUBLICIDAD

El estreno supo a poco siendo una mera presentación de concursantes y de intenciones, pero salvó la noche por el excelente casting llevado a cabo. Lo que sí le otorgó el gusto fue la incorporación del chef Paco Roncero al jurado, no sólo por el grado de acidez que aporta en sus valoraciones, sino porque unido al temperamento de Susi y a la personalidad de Alberto Chicote hacen de este un jurado perfecto.

El aire fresco de esta tercera edición se lo llevará los perfectos y preciosos escenarios a los que nos trasladarán cada semana el equipo de ‘Top Chef’ que le da un toque singular y atractivo a este programa culinario para poder observar cómo trabajan en todo tipo de ambientes los concursantes elegidos, tanto en España como en el extranjero. El plato estará bien servido a partir del próximo programa que comienza realmente el programa culinario y veremos quién se convertirá en la primera persona en escuchar a Chicote decir: “Coge tus cuchillos y vete”.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD