PUBLICIDAD
El Televisero

GH: Bronca entre Jonathan-Yolanda y guerra entre Fran-Azahara

Un juego de contar verdades descubre los verdaderos sentimientos de los concursantes de Gran Hermano y provoca el caos en una noche de infarto
Dos carteles, uno con la palabra ‘verdad’ y uno con la palabra ‘mentira’, han sido los culpables de descubrir los secretos más ocultos de los habitantes de Guadalix en una noche mítica. Una madrugada que los aficionados de Gran Hermano hemos vivido sin pestañear. Y es que la prueba de la semana está dividida por pequeñas misiones, una de las cuáles fue un juego dónde solamente se podía responder la verdad a las preguntas de los compañeros. El juego trajo cola y terminó con los lloros de Yolanda y Jonathan, la sinceridad de Omar y Paula, y una tremenda discusión de Fran con Azahara

Jonathan confiesa que le gusta Yolanda y Azahara se siente atacada por Fran 

El juego de la verdad empezaba con Jonathan respondiendo a las preguntas de sus compañeros sin poder mentir. Al valenciano le pusieron en un aprieto teniendo que responder a preguntas como: «¿Te gusta Yolanda?«, «¿Alguna vez has dudado entre tu persona de fuera y alguien de dentro?» o «¿Te gusta dormir con Yolanda?«. A pesar de que Jonathan siempre ha contado por activa y por pasiva que quiere a su persona de fuera y nunca tendría nada con Yolanda, cometía el primero de los grandes errores de la noche contestando afirmativamente delante de toda la casa. Algo que descolocó e ilusionó a Yolanda por partes iguales. 
Más tarde tocaba el turno de Yolanda, quien no se cortaba en afirmar que se sentía atraída por Jonathan, e incluso admitió que Jonathan le parecía más importante que su antigua pareja. Esas preguntas fueron la mecha que prendió un fuego que no se apagó hasta las tantas de la madrugada.   
Por otra parte, también la prueba de las verdades vio nacer el conflicto entre Azahara y la pareja de Fran y Luís. Azahara confesaba que nunca podría ser amiga de Luis por su profesión, algo que no gustó a Fran, quien no podía llegar a comprender que se pre-juzgase a alguien solamente por su trabajo. La pregunta dio pie a un pequeño encontronazo entre la vegetariana y Fran. El apoderado le empezaba a echar en cara a la andaluza que no estaba siendo verdadera dentro de la casa. 
También otros concursantes respondían a cuestiones interesantes, como Omar, que admitió que se arrepentía de haber hecho daño a Paula y que nunca había dudado entre Paula o Lucía. También Paula confesaba que le daba asco Omar y que no se había llegado a enamorar de él. A Shaima también le pusieron en un aprieto preguntando si alguna vez había comido cerdo o si era virgen. Por si os pica la curiosidad, la respuesta fue un ‘si’ a ambas preguntas.
Pulsa aquí para ver los vídeos del momento: vídeo1 y vídeo2 

Yolanda: «Yo no soy un segundo plato, no soy la mierda de nadie y aquí soy la mierda de todos «

El juego transformó totalmente a Yolanda, quien se mostraba molesta y totalmente perdida con los sentimientos del valenciano. Jonathan optó por la solución de hablar las cosas, medida totalmente equivocada si lo que vas a decir no va a tener sentido. Total, que los dos primos entraron a la habitación (y se mudaron posteriormente al vestidor) para intentar aclarar las cosas. Yolanda se sinceraba con Jonathan:  «A veces siento como que me timas un poco. Me confundes. Sabes que yo a lo mejor siento algo más. ¿Que quieres que te diga, que me molas? Pues me molas. Ahí fuera me has dicho que te gusto y luego dentro me dices que no». Jonathan aportaba su versión de la situación: «Puede ser que yo me haya hecho un lío y no haya sido lo claro y sincero que tenía que ser…pero te he dicho las tres veces lo mismo. Siempre respondo sinceramente, aunque no haya sido todo lo claro que tenía que ser».

a


Alejandra, la prima menor de Yolanda, también invervino en la conversación. Jonathan, en sus momentos lúcidos, confesaba estar hecho un lio y no negaba que Yolanda le pudiese atraer, pero afirmaba que jamás había tenido intención de jugar con ella. Alejandra, en un discurso muy acertado, aconsejaba a su prima y a Jonathan: «Cortar este tonteo y este mamoneo». Cierto era que si realmente Jonathan no pensaba dar el paso con Yolanda le podría estar haciendo daño. Y ella debería saber frenarlo si no quería salir herida. También Alejandra le hizo ver a Jonathan que toda la casa y, quizás la gente de fuera, estaban viendo que tonteaba con Yolanda y eso no lo podía negar. Es cuándo empezaron las dudas de Jonathan por lo que podía estar pensado la persona de fuera. Todo un clásico de Gran Hermano.

PUBLICIDAD

Y aquí necesito hacer un inciso y hablar de un clásico de toda edición decente de GH. ¿Cómo se puede ser tan cínico de restregarse día a día con alguien y seguir pensando que te va a estar esperando la persona de fuera? La versión más fácil es echarle la culpa al programa: ‘Se puede malinterpretar porqué ponen música de amor y sacar los dos minutos de los abrazos’. No, no y no. Los cobardes a sus casas.

Sigo narrando. Jonathan y Yolanda siguieron con una conversación que no llegaba a nada. La de Albacete pedía explicación al valenciano y le contaba que se sentía como un segundo plato, que Jonathan se comería solamente si cuándo saliese la chica de fuera no le estuviese esperando. Algo que no hará si tiene un poquito de dignidad por mucha explicación que Jonathan pueda dar. El primo pequeño seguía defendiendo su versión a capa y espada de que jamás le había dado pie a nada aunque le gustase recibir el cariño por su parte.  También, en ocasiones, se lamentaba diciendo que era el culpable de todo y que no había actuado bien. Y digo en ocasiones, porqué Jonathan cambia de versión más que de camiseta, utilizando como excusa de su cacao mental el ‘no se expresarme bien’

Yolanda a Jonathan: «¿Haces las cosas porque te las pido yo y no porque lo sientes?»



PUBLICIDAD
La conversación terminó como el rosario de la Aurora y no nos quedó clara cuál era la versión definitiva que Jonathan había dado a Yolanda. Lo cierto es que Yolanda empezaba a desconfiar de Jonathan y le preguntaba si lo que hacía realmente lo sentía o lo hacía por quedar bien con ella. Al final Yolanda salía dolida del vestidor y marchaba a su cama a llorar. Por otra parte, Jonathan lloraba tirado en la cama del vestidor. 
Pulsa aquí para ver los vídeos de Jonathan y Yolanda: Vídeo1 Vídeo2



Fran: «No puedo con las mentiras y la hipocresía» 



PUBLICIDAD
La otra grande discusión que trajo cola fue la de Fran con Azahara. Después de Fran soltarle a Azahara que era una hipócrita por decir una cosa y pensar otra, la malagueña marchaba a llorar a la ducha. Y fue rescatada, como siempre, por el primo Juanma: «Estoy agobiada y la gente no me entiende. Tú eres el único que parece que me entiende«. Juanma, por su parte, aguantaba el sermón repetitivo de Azahara mostrándole su apoyo. Otro que cuándo salga tendrá que dar más de una explicación. Mientras tanto Fran, en la cocina, seguía dudando del comportamiento de Azahara y admitía que no la creía, que era una mentirosa y que no tenía miedo a ser nominado si se había equivocado.
Pulsa aquí para ver el vídeo de la conversación de Fran y los lloros de Azahara






Jonathan, de cordero degollado a macho ibérico

Y después de la tempestad llegó la calma, y con ella, la parte más reveladora de la noche. Jonathan salía al jardin para hablar con su primo, totalmente renovado y con una versión de los hechos que sorprendía por su poca coincidencia con lo que realmente le había dicho a Yolanda. El cordero degollado del vestidor pasó a ser todo un macho ibérico que había dejado de lado los lloros para reírse de la situación: «Es que ya me entra risa todo esto». «Si tengo que ser duro con ella lo seré y ya está. Yo sé que, por lo que dicen, lo que tengo fuera igual ya la he cagado. Me da igual todo ya. Yo quiero estar tranquilo y pasármelo bien y ya está.«, comentaba el valenciano a su primo, Shaima y Azahara. Entre otras perlitas, admitía que había dormido con Yolanda por su insistencia, pero que realmente no le apetecía: «Yo por mi me hubiera quedado solo en mi cama.» También confesaba que se sentía agobiado con ella, y que era su único problema dentro de la casa, incluso daba a entender que lo más fácil hubiese sido que se hubiese marchado cuándo estaba nominada. Y me pregunto yo, ¿por qué nunca se lo dijo tan claro?
El valenciano terminaba su discurso de gallito admitiendo la presión del concurso: «La putada es que si te pasa fuera te puedes ir a la playa o a dar vuelta con la moto, pero aquí es como que si se echara más cemento sobre la pared y fuera creciendo». Terminaba mostrando su rabia con la situación con un: «Super, ¿hay unos sacos? Aquí la gente necesitará desahogarse. Aquí alguien revienta, ¿eh, primo?».  
Pulsa aquí para ver el vídeo de la conversación en el jardín.

Veredicto final: Jonathan muestra la patita y minipunto para Azahara

Fran disfruta cada fiesta de Gran Hermano escogiendo víctima para derribar. Siempre mujer. Y cuánto más joven mejor. Recordemos que primero fue Paula con el mítico: «Quiero que seas pura». Después vino el discurso de moral tras el «me la chupa» de Alejandra. Y anoche le tocó el turno a Azahara. Fran utilizó las preguntas del juego para logar sacar la peor versión de Azahara, esa que todos sabemos dónde admite que odia el toreo y a los toreros.  Pero, en este caso, hay una diferencia muy grande respecto a los demás intentos de derribo del apoderado. Y es que Azahara cuenta con un comodín:  la información de la pelota de tenis que le había mandado su novio, dónde decía que Fran era un falso.  Así es como Azahara logrará hundir a un Fran más que tocado para la audiencia. 
Respecto a Jonathan, tremenda la jeta que ha mostrado este señor. No es el mismo Jonathan el que habla con Yolanda que el que habla con los demás. Nadie niega que Yolanda sea demasiado insistente o pesada. Pero también entendemos que Jonathan no ha sido claro con ella. Un ejemplo:

Preguntas a Jonathan:
¿Te gusta Yolanda? Si
¿Te gusta dormir con Yolanda? Si
¿Has dudado entre tu persona de fuera y alguien de dentro? Si

Blanco y en botella. No se puede quedar bien con todo el mundo. O Yolanda, o la audiencia. pero no vale tirar la piedra y esconder la mano. Si sabes que le gustas a una chica, algo fácil de interpretar porqué se mete en tu cama todas las noches, no le puedes dar estas respuestas porqué va a pensar cosas que no son.

Lo que aún me falta por descubrir al cien por cien es el motivo real de su actuación. No tengo claro si esa faceta de ‘quedabien’ que se ha apropiado es porqué en el fondo algo le gusta Yolanda y tiene miedo a hacerle daño o porqué realmente no quiere quedar mal delante de la audiencia. Y apuesto más por la segunda. Los primos vienen a por el maletín.

Pero el tremendo error de Jonathan ya no es su poca claridad con Yolanda, ni sus múltiples contradicciones en su pobre discurso, sino algo que no soporto y espero que el público no le perdone cuándo salga a la palestra: su papel. Ayer se destapó el verdadero Jonathan. El que delante de Yolanda ‘no sabe expresarse’ pero con su primo podría ser capaz de hacer un meeting para presidente de gobierno. El primo de Valencia nos está intentando vender una realidad que no existe y queda demostrado en la siguiente conversación que tienen antes de ir a dormir los dos primos: 



Juanma: A mi no me seas como eres fuera…
Jonathan: No, si fuese dentro como soy fuera duraba dos días.

Nada más que añadir, señoría.

No conozco a una persona más desagradecida en Gran Hermano 15 que Jonathan, porqué no vale ni como amigo, ni como amante. Y espero que Yolanda lo vea pronto y empiece a jugar por libre.

Y ADEMÁS:
Share:

1 comment

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD