PUBLICIDAD
Entrevistas

Sara Brasal: "Haré un cameo en el tercer episodio de la nueva temporada de 'La que se avecina'"

PUBLICIDAD

 
ENTREVISTA EXCLUSIVA ELTELEVISERO.COM


Entrevistamos a la actriz española Sara Brasal, que durante los 5 años de vida de la exitosa serie ‘Los Serrano’ interpretó a Yolanda Bellido, la mejor amiga de Teté y la hermana de Boliche. Califica Brasal al equipo de la serie como su «segunda familia» y nos desvela en primicia a ElTelevisero.com sobre su nueva aparición en televisión, que será en el tercer capítulo de la nueva temporada de ‘La que se avecina’. Además, reconoce que actuar ‘Los Serrano’ con personajes como Alfredo Landa «imponía mucho»:

ElTelevisero.com: ¿Cómo recuerdas ‘Los Serrano’?

Sara Brasal:
Lejos, la verdad, pero bien. Fue una experiencia muy bonita. Fueron 6 años de mi vida, desde los 10 hasta los 16, o sea, crecí allí, y era como tu segunda familia. Estábamos ahí muchas horas y con la gente allí, entonces un recuerdo muy bonitos.
¿Cómo era trabajar en la serie?

S. B.: Era madrugar mucho para mí, porque yo vivía muy lejos y a mí me tenían que recoger muy pronto. Entonces estaba siempre más tiempo del que tenía que estar por el tema del tráfico. Pero a mí me gustaba: al principio era un juego porque con 10 años no lo vives como si fuera un trabajo  pero al final te acaba gustando. A partir de ahí ya supe que era lo que quería hacer y donde me seguí formando.
Hablas del equipo de ‘Los Serrano’ como tu segunda familia. ¿Cómo es la relación actual con esa “familia televisiva”?

S. B.: Ahora mismo nos tenemos en Facebook y redes sociales pero tampoco es fácil seguir quedando con ellos. Cada uno tiene su vida, cada uno tiene sus proyectos y sus cosas y hemos quedado mucho como compañeros de trabajo. Si nos vemos genial  y existe muy buena relación porque han sido muchos años y muchas horas juntos, pero  tampoco quedamos todos los días o salimos de fiestas todos. Si nos encontramos hay un cariño especial.
P. Después de la serie, ¿Acabaste cansada o tenías ganas de seguir interpretando?
S. B.: Esto engancha mucho. A lo mejor de Los Serrano y de ese personaje sí que acabas un poco cansado, pero no cansado de decir no quiero seguir haciendo esto, sino de decir: que no se me encasille aquí porque creo puedo dar más y hacer otras cosas y no solo quedarme en la Yoli de Los Serrano. Entonces, sí que te apetece hacer más cosas, pero nuevas. Cinco años fue suficiente y estuvo muy bien. Que si hubiese seguido, seguiría haciendo la serie sin ningún problema  pero tampoco era una cosa que dijeras “bueno, si se acaba se ha acabado o saldrán otras cosas o no, buscaré otras cosas para hacer”, como he hecho en teatro  y cosas así. 
¿Te planteaste dejar la serie en algún momento?
S. B.: No. Es que yo me lo pasaba muy bien grabando. Yo con 10 años para mí era un juego, pero cuando era más mayor, sobre los 13 o 14 años, que estábamos todos con las hormonas hasta arriba, ya era más divertido y éramos un poco los niños de allí. Nosotros grabábamos con ‘Hospital Central’ y ‘El comisario’ en el mismo sitio, y nos conocían todos, estábamos todo el rato por ahí corriendo. Nos caían muchas broncas pero éramos los niños mimados de allí: todo el mundo te conocía y había muy buena relación. 
¿Para ti cuánto es 1 más 1?
S. B.: Para mí, uno más uno siempre va a ser siete. Yo con diez años no entendía porque decían que uno más uno era siete y luego ya lo fui entendiendo por todo el royo de la familia. Pero cuando era pequeña no entendía el concepto de la canción y luego ya más adelante me lo explicaron. Aparte, en la serie aprendí un montón porque trabajas con gente adulta como si fueras un adulto, entonces están todo el rato enseñándote cosas.
Hace seis años que se acabó la serie, pero ¿aún la gente te sigue llamando Yoli en referencia a su papel en ‘Los Serrano’?
S. B.: Sí, me lo siguen diciendo (risas). Porque la serie no es que se acabara y ahí se quedó y ya no se volvió a saber nada. Los Serranos se sigue emitiendo y la sigue viendo niños que en su momento no lo vieron porque eran muy pequeños y han vuelto a verlo ahora y  te conocen niños que a lo mejor tienen 10 años ni entonces no habían nacido cuando estaba la serie. Ahora la ven, les encanta, te reconocen, y te siguen llamando Yoli. 
El final de la serie, el conocido como ‘sueño de Resines’, ha sido muy comentado. ¿Qué te pareció a ti?
S. B.: Como final de la serie, para mí, no lo sé. Pero para nosotros, desde dentro sí que fue un final muy bonito porque nos encontramos con un montón de gente que ya no estaba: volvieron Belén, Fran y otros muchos personajes que ya se habían ido que de otra forma no podrían haber vuelto nunca. Entonces claro, para nosotros fue muy bonito. Durante todo el último capítulo sale mucha gente del equipo haciendo de policía o de extra en la taberna y yo veo el último capítulo y sí que me emociono, pero para la gente de fuera, ‘Los Serrano’ siempre va a ser un sueño de Resines, aunque nosotros también hemos tenido bromas. Aparte, tampoco se me ocurre como acabar la serie de otra forma, y lo he pensado muchas veces.  También nosotros nos reímos mucho durante la grabación cuando vimos a Natalia, a Víctor o a Curro vistiéndose con los pijamas de cuando tenían 9, 10 y 11 años. Entiendo las críticas, pero personalmente desde dentro sí que me gustó. 
Tu último papel en televisión ha sido en la serie ‘La que se avecina’. Antes de eso, ¿habías participado en otros proyectos?
S. B.: Sí. Estuve 15 capítulos en ‘Lalola’ para Antena 3, luego hice un capitulo en ‘Cuéntame’, otro en ‘Los Misterios de Laura’ y ahora ‘La que se avecina’. Aunque también he tenido proyectos en teatro.

PUBLICIDAD

¿Y cómo fue la grabación de ‘La que se avecina’?
S. B.: Fue muy divertida, además yo no me esperaba que me  fuesen a llamar. Estaba comiendo y me llamó mi representante y  me dijo que me querían para dentro de dos días. No me lo pensé, me metí de cabeza, porque a mí la comedia me gusta y esa serie está muy bien.
¿Qué anécdotas recuerdas de esa grabación?
S. B.: Grabamos de noche y en la discoteca Fabrik, que es muy grande. Verla vacía una noche fue como: “¡ala!, una discoteca grandísima en la que cabe mucha gente está vacía para nosotros solos. Estuvo muy bien porque además, con esa gente no había trabajado nunca, no conocía a los actores, no conocía al equipo, pero la verdad cuando entras nuevo en estas cosas no suele haber malos royos ni nada. De hecho llegué y la gente me conocía como la de los Serrano y me preguntaban cómo era porque al ser una serie tan mítica te conocen hasta en otras series. Muy divertido. 
¿Se puede desvelar algo de la trama que grabaste? 
S. B.: Solamente que grabamos en Fabrik (risas). La trama forma parte del tercer capítulo de la nueva temporada que Telecinco está a punto de emitir.
‘Los Serrano’ está adaptada en varios países, ¿has tenido la oportunidad de ver alguna de las versiones, como la italiana?
S. B.: He podido ver algún capitulo suelto pero no he podido seguir la serie. Además, la han cambiado muchas  cosas como personajes nuevos, tramas nuevas, y sí que he visto algo pero tampoco la he seguido. Se parece mucho y creo que aquí también está teniendo mucho éxito. 
De esos capítulos que has visto, ¿has podido ver cómo es tu personaje italiano?
S. B.: No, de hecho lo estuve buscando a ver si lo encontraba. Entonces, cuando nos dijeron que se iba a emitir en Italia y que lo habían encontrado, busqué a la actriz pero ya no me acuerdo de cómo era ni nada. Lo que sí sé es que el personaje también se llamaba Yolanda. 
También la han comprado en EEUU, ¿cómo ves que una serie que se creó en España se expanda por el resto de televisiones del mundo?
S. B.: A mí me parece genial, y creo que en España tenemos cosas muy buenas que la gente siempre critica como el cine y la televisión porque siempre dicen que es lo mismo pero  yo creo que si lo compra Estados Unidos algo tendrá. Además, los actores que han cogido en ese país son bastantes buenos y muy conocidos, entonces creo que es una serie que allí va a tirar bastante, porque el humor gusta mucho y este tipo de comedia creo que más aún.
Ahora estás de erasmus en la localidad italiana de Perugia. ¿Cómo decidiste cursar estudios universitarios?

Sara Brasal interpretando ‘Rommeo y Julieta’ 

S. B.: Porque mi madre siempre me dijo cuando yo empecé a trabajar en Los Serrano que a ella le parecía muy bien que yo lo hiciera pero que los estudios es lo principal y de hecho yo empecé con 10 años y me tuvo que meter caña de que no se me subiera a la cabeza ni cosas de estas. Entonces mi madre me dijo que en el momento que empezara a suspender se acababa la serie. Yo he seguido mis estudios, he ido siempre a curso por año y cuando acabé bachillerato no sabía qué hacer. Quería seguir  con el teatro, los niños me gustaban y entonces decidí hacer magisterio, que creo que es una carrera que puedes compaginar y meter el teatro en ella. Luego, el irte de erasmus era una oportunidad que me ha dado la universidad y que el teatro no me podía dar para salir. Son seis meses los que voy a estar y luego cuando vuelva seguiré en la escuela de teatro ‘Estudio di Pace’ de Victoria di Pace haciendo lo que me gusta.

¿Te gustaría interpretar en Italia?

S. B.: Si tuviera el idioma perfectamente cogido no me importaría, de hecho me gustaría probar las clases de teatro en Italia porque mi profesora de teatro ha estudiado en Italia muchos años y el teatro italiano me parece muy bueno, la tele y la interpretación en  general. De momento me quedo en España aunque si me gustaría ir a Argentina, que tiene muy buen teatro, o a Estados Unidos y probar allí, aunque hay que ver también la economía. 
¿Y te gustaría ser «la Yoli» de ‘Los Serrano’ estadounidense?
S. B.: Si me lo proponen no me lo pienso (risas), me voy de cabeza. Pero vamos, de momento no me han dicho nada ni creo que me lo vayan a decir, pero sí, no me importaría nada. Yo lo que sea actuar lo que sea. He hecho lo que me han pedido y no he tenido problemas. De pequeña a lo mejor sí que te lo piensas más el decir “voy a hacer de la amiga de” o “voy a hacer de gordita o no sé qué”, pero ahora mismo ya me da igual, porque lo que me gusta es actuar y me da igual donde. 
Hablas de que has hecho teatro, pero que prefieres más: ¿las tablas de un escenario o la pequeña pantalla?
S. B.: Son diferentes. En el teatro recibes todo en el momento, si lo haces bien se nota y si lo haces mal también. En televisión puedes repetir 80 veces. De hecho, nosotros cuando éramos pequeños y a lo mejor no queríamos llegar al cole decíamos “hoy fallas tú”, y fallábamos apostas para faltar (risas). La tele tiene muchas cosas buenas, pero es todo más falso. El teatro te da una realidad y una espontaneidad que no te da la tele, y yo cuando empecé a hacerlo estaba acojonada, la verdad, porque nunca lo había hecho y no sabía si al salir al escenario me iba a hacer pequeña o iba a crecer muchísimo. He aprendido que con el público me crezco y me gusta. El teatro siempre te da más.
¿Alguna vez has actuado con alguien que te haya dado mucho respeto?
S. B.: Por ejemplo, Alfredo Landa imponía mucho. Yo cuando me enteré de que iba a grabar con él en Los Serrano fue como “madre mía, es que este señor es una eminencia de la interpretación”. O Resines. Pero luego los conoces y por ejemplo con Resines seis años al final ya lo conoces y lo acabas llamando ‘el tito Resi’. Al principio todo el mundo impone, incluso Pablo Chiapela, Amador en ‘La que se avecina’, porque dices: “¡guau!, voy a grabar con él”, pero luego les conoces y ves que es una persona como cualquier otra. Yo siempre lo digo y es que los actores tampoco somos personas del otro mundo ni extraterrestres ni nada, tenemos lo mismo que otras personas y hablamos igual. 
Para finalizar, ¿qué le dirías a tus fans o a los seguidores de ‘Los Serrano’?
S. B.: Míos, personalmente, no sé si tendré fans. De la serie sí sé que hay. A mí se me hace muy raro que gente que conozco y que me diga que le encantaba mi personaje me sentía rara. Gente que te diga eso o palabras como “es que tu personaje me ayudó un montón porque yo estaba pasando por un momento malo, te veía y me ayudaste un montón” y esas cosas eran muy bonitas. También he ido a cosas benéficas a ver a los niños enfermos a hospitales y a mí eso se me quedó grabado. Que te diga un niño “muchas gracias por venir porque los niños de la calle pueden tener la oportunidad o no de encontrase contigo, pero yo no la voy a tener nunca si no venís” y te quedas diciendo “¡lo que me acaba de decir un niño de ocho años!”.  Poder darle a un niño una sorpresa y que te vea y cosas así te hace solidarizarte por la gente. 
Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD