PUBLICIDAD
El Televisero

¿Ha perdido su esencia 'Devious Maids'?

Tras el fin de ‘Mujeres Desesperadas’ (#drama) en 2012, nos quedamos huérfanos de una de las mejores series del panorama televisivo internacional. Pero el productor Marc Cherry y la actriz Eva Longoria se encargaron de rellenar este hueco poco tiempo después, ya que en el verano de 2013 Lifetime estrenaba ‘Devious Maids’. Convirtiéndose rápidamente en la sensación de la temporada, no tardó en llegar a Telecinco bajo la esperpéntica y libre traducción de ‘Criadas y malvadas’.
Este dramedia cuenta las aventuras de Marisol (Ana Duarte), una profesora universitaria de origen latino que se infiltra como criada en la comunidad de Beverly Hills para conseguir que su hijo salga de la cárcel tras ser acusado de un asesinato que no ha cometido. En su misión, contará con la amistad de otras singulares y divertidas criadas; la exuberante Carmen (Roselyn Sanchez), la ingenua Rosie (Dania Ramirez) y la autoritaria Zoila (Judy Reyes).
En un primer momento la serie fue duramente criticada por contener muchas similitudes con la desaparecida ‘Mujeres Desesperadas‘, algo que creo sí ha pretendido. Unos personajes marcados y estereotipados, escenas surrealistas, enredos, mucho misterio y risas en cada capítulo. A pesar de ello, conquistó a la audiencia que fue creciendo semanalmente, pasando de los escasos dos millones en su primer episodio hasta los tres millones en el cierre de la temporada. Éxito absoluto que abría las puertas hacia nuevas tramas para la segunda temporada.

PUBLICIDAD

Este año el inicio de la nueva tanda de capítulos se adelantó al mes de abril. Muchas incógnitas giraban entorno a la trama después de que se resolvieron en su gran mayoría los misterios de la primera entrega. Tras tres capítulos, tengo la sensación de que la serie ha perdido su esencia y su magia. Y parece que no soy el único que lo piensa, ya que la audiencia ha marcado mínimo histórico en el capítulo emitido el domingo pasado.

Y es que lo entretenido y divertido de la serie era ver los enredos de las criadas, sus desdichas y alegrías entorno a la vida de sus jefes. De ser las artífices de artimañas en pos de sus intereses (o los de los ricos) han pasado a ser dueñas de sus propias vidas y casi de la de los demás. Marisol, tras conseguir sacar a su hijo de la cárcel, se ha quitado la máscara y se ha convertido en la prometida de un acaudalado viudo, y Carmen, en su deseo de ser una estrella de la música, ha conseguido dar el salto a las páginas de sociedad.

PUBLICIDAD
Por otro lado, Rosie se mantiene en una línea bastante similar a la anterior temporada, navegando entre el mundo de las criadas y el amor hacia su jefe. En cambio Zoila es la peor parada con un drástico cambio en el seno de su familia. Ellas mantienen lo que fue ‘Devious Maids’ en sus inicios. Y no es que las historias de Carmen y Marisol no sean atractivas para la audiencia, pero se ha perdido esa magia de ‘criadas contra el mundo’. Siguen siendo ellas, sieguen haciéndonos reír, siguen con sus secretos y misterios por resolver, pero el tono ha cambiado. Y a mi este tono ya no me gusta tanto.
No tengo muy claro si la serie remontará o no, pero voy a seguir viéndola hasta los restos, como he hecho con (casi) todas las series que alguna vez he seguido. Pero sigo confiando en vosotras chicas, mantened vivo el espíritu de las desesperadas que tanto echo de menos.
Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD