PUBLICIDAD
El Televisero

OPINIÓN | SUPERVIVIENTES: ‘Esperando… un cásting decente’

Katia Aveiro, Anabel
Pantoja, Antonio Tejado, Nacho Montes, Bibiana Fernández, Yong Li, Aran Aznar,
Leo Margets y Rafa Lomana serán los primeros nueve concursantes del reality de Telecinco. Sus defensores y colaboradores se presentaron anoche en una gala especial (‘Esperando a Supervivientes’).

PUBLICIDAD
Cuenta la leyenda que hace muchos muchos años, en un pasado muy lejano, había un programa en Telecinco que no lo presentaba Jorge Javier Vázquez… pero leyendas son leyendas y, Supervivientes de Jorge Javier Vázquez. Algo que no gustó a todo el público:

Anoche en Telecinco pudimos ver la presentación de la nueva, y tan esperada, edición de Supervivientes bajo el nombre de: ‘Esperando a Supervivientes’. La elección del título para esta gala inicial jamás fue tan acertado, porqué algunos espectadores seguimos ‘esperando a Supervivientes’. Seguimos esperando ese programa de aventuras caracterizado por el esfuerzo y la valentía dónde un grupo de jóvenes, cuyos tíos o cuñados no eran toreros o cantantes de copla, tenía que sobrevivir en una isla desierta sin apenas recursos.

PUBLICIDAD

Demasiado pseudo-famoso por metro cuadrado

Telecinco, en teoría, ha optado por una edición con famosos. Pero, ¿dónde están los famosos? ¿De verdad alguien que no siga las tardes de Telecinco conoce a alguno de los concursantes de Supervivientes? La gran mayoría son hermanos de…, sobrinos de… o primos de… El año pasado la jugada les salió redonda con la visita de Isabel Pantoja. Pero, ¿soy la única persona que piensa que Cristiano Rondaldo sólo pisaría Telecinco en el caso que construyesen en la azotea el nuevo Bernabeu? El tweet de Antonio Coro resume muy bien el cásting de Telecinco: “En vez de Supervivientes debería llamarse SuperVividores. Eso es lo que son, vividores del cuento.”

El Supervientes made in Mediaset otorga tanta importancia a los defensores de plató como a los concursantes de la isla desierta. Decisión desacertada para los amantes de los formatos blancos pero muy acertada si se trata de mantener en la pantalla al público chocho de Telecinco. Y con ésto me refiero al millón y medio de fieles espectadores que parece haber perdido el mando de televisión porqué se siguen interesando, diariamente, por un circo protagonizado por marionetas de escasa inteligencia. Me refiero a Sálvame, por si alguien sigue perdido.

PUBLICIDAD

Quizás Mediaset ha tenido miedo a jugársela a abrir horizontes con un formato más juvenil y menos ‘famoseado’. Además, Telecinco goza de un nombroso, y a la ver morboso, público fiel, y cambiar el rumbo al formato podría repercutir en unos resultados imprevisibles. Por eso, la alternativa más segura para la cadena de Fuencarral es la que han tomado, seguir en su misma linea de reality casposo, secuela de su programa vespertino de mayor éxito.

Rafa, otro usuario de Twitter lo resume de esta manera: “Viendo Esperando a Supervivientes se da uno cuenta de como se ha cargado Telecinco un gran reality de aventura y lo ha convertido en una frikada total.”

¿A nadie le pica el gusanillo por saber cómo llevaría Antena 3 este formato? Recordemos que el grupo Atresmedia también emitió Supervivientes en el año 2003, bajo el nombre de ‘La isla de los famoSOS’.

Una gala de presentación insípida

En la gala de anoche, además de conocer a nueve concursantes también conocimos los invitados. Algunos de ellos eran ex-concursantes de temporadas anteriores como Kiko Rivera, Tatiana Delgado, José Manuel Montalvo, Tamara Gorro o Tony Genil. Y, por supuesto, familiares y amigos de los aventureros. También se dijo que los protagonistas habitarán en dos islas diferentes, siendo una “más bonita” que la otra. Además, Álvaro de la Lama será el encargado de conducir “Supervivientes: El debate” y se volverá a contar con Jorge Javier Vázquez y Raquel Sánchez Silva.


Poco más que añadir de una gala que, más que una presentación del nuevo reality supuso un refrito de la edición anterior. Algo que no gustó a los fieles seguidores del programa, que esperaban un poco de carnaza; ni tampoco gustó a aquellos espectadores rezagados que venían de un soberbio ‘El Príncipe’ y se tuvieron que topar con un debate cutre entre el engreído de Mario Vaquerizo y alguien más.

Si las dos horas de gala me parecieron una estafa, más engaño me parece lo que se nos viene encima. Este año más que nunca los concursantes parten desde casa con hambre. Y no me refiero a hambre de comida, sino hambre de televisión. ¿Ni siquiera quedaban tronistas o ex-grandes hermanos que nos tenemos que conformar con primos y hermanos de pseudo-famosos? ¿De verdad son necesarios los debates de plató entre abogados justicieros y ex-concursantes con egos más grandes que el estadio de la Peineta?

Y es que, por mucho que nos pese, el término ‘telebasura’ se lo está ganando a pulso Telecinco. ‘Supervivientes’ está perdiendo año tras año la esencia de aquel ‘reality de aventuras’ de una gala a la semana, para pasar a ser un ‘talk-show-reality’ prácticamente diario (entre debates, galas y avances). Los detractores del género reality ya se están frotando las manos con lo que nos viene, un programa acompañado por el mal gusto, la ordinariez y la mediocridad, y dónde el morbo por la vida privada queda por encima de cualquier otro valor.

Nostalgia Superviviente: Sobrevivir y no Super-vivir.

Echo de menos un ‘Supervivientes’ dónde el hambre y el sueño sean el único tema de conversación, dónde no conozca el árbol genealógico de los concursantes, en el que no tenga que tapar los oídos a mi primo pequeño y dónde el objetivo de los concursantes sea SOBREVIVIR y no SUPER-VIVIR…

Aún así, desde aquí me gustaría desearles a todo el equipo del programa un gran éxito.
Yo seguiré ‘Esperando a Supervivientes’.


Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD