PUBLICIDAD
El Televisero

Ruth Lorenzo a Eurovisión: «No me lo puedo creer». Así fue su elección

PUBLICIDAD
Al grito de emoción de: «¿Soy yo?
¿Soy yo? ¡No me lo puedo creer!», la murciana Ruth Lorenzo rompió el empate
vivido durante toda la gala de este especial ‘Mira quién va a Eurovisión’ y se ha coronado como la representante de España en Eurovisión 2014. Nervios
a flor de piel, indecisión hasta el final y un ‘Dancing in the rain’ que, tras
conseguir alzarse como número 1 en ventas en iTunes, no podía defraudar a su
público con un potente directo que le ha valido su billete a Copenhague. 
‘Mira quién va a Eurovisión’, emitida este sábado, registró un 9,8%, la gala de preselección de TVE más vista desde 2010 con Daniel Diges (15,6%). Además arrasó en audiencia social con 110.000 comentarios, líder absoluta.

Así fue la gala de Eurovisión

 

Anne Igartiburu le robó el plató a
Cantizano para celebrar la gala de preselección de candidatos a Eurovisión
2014. Acto seguido, intentó robarle también la voz a la sirenita con un pésimo
playback. Se conoce que ni cantar ni bailar está hecho para la presentadora que,
al ritmo de una versionada ‘Waterloo’ de ABBA en forma de mashup con el ‘Victoria’ de Dana International, abrió la gala del
programa más esperado por los eurofans. Todas las miradas estaban en ellas:
Ruth Lorenzo y Brequette, dos cantantes de estilos diferentes, dos artistas que
han demostrado el nivel que tendrá España este año en Eurovisión. 
Tras una pequeña presentación de
sus temas, TVE encargó, desde el primer momento, hacer especial hincapié en
algo que ha sido muy criticado: los teléfonos estaban abiertos y las
actuaciones serían repetidas después de cada tema para que nadie se queje del
orden inicialmente establecido, demostrado en un vídeo emitido por la cadena
que ya habrá cerrado algunas bocas. Además, desde el primer minuto se anunció
que, en caso de empate, contaría el voto de los espectadores por encima de
todo. Seguro que, aun habiendo sido claros desde el principio, esta será la
nueva polémica que gire en torno al festival.
Desde el jurado, Mónica Naranjo
apostó por la longeva carrera de los artistas que se presentaban y la mezcla de
idiomas en sus canciones; David Bustamante recordó que, aunque el programa no
es un ‘talent show’, la puesta en escena era lo más importante. Merche, por su
parte, recalcó la diversidad de géneros presentados en las cinco propuestas.
Todos nerviosos, expectantes al final de la gala para conocer al ganador, pero
la Igartiburu ya lo había anunciado: “Aún queda mucha tela que cortar”.

Brequette nos lleva por sus notas y nos hizo perdernos en el sueño de vencer Eurovisión

 

Brequette rompió el hielo con su
actuación. Estaba nerviosa, sola en el escenario con un ceniño y corto vestido
blanco y una postura un tanto rígida frente al micrófono. Poco a poco, se fue soltando,
pero no necesitaba una gran expresión corporal para hipnotizarnos a todos con
su tema ‘Más’ (‘Run’).  Su voz es
suficiente. Se esconde tras ella, nos lleva por sus notas y nos hace perdernos
en el sueño de ganar Eurovisión. Increíble. Eleva la emoción, no solo de Mónica
Naranjo, que acaba llorando con ella, sino a todos los espectadores que, desde
sus casas, alucinan con esta chica que, si no tiene ya un disco de oro, no sé
yo en qué están pensando las discográficas. Tras su actuación, me declaro fan
del hijo de la artista que, positivamente, nos recuerda que antes de salir de
casa debemos pensar en estar “fuertes, sanos y felices”. A partir de ahora, ese
será mi mantra.

La Dama con su ‘Estrella fugaz’ debe sonar este verano en todas las discotecas y chiringos

 

De Canarias saltamos a Andalucía
de la mano de La Dama que, en el vídeo inicial, prometía tirarse por paracaídas de haber salido ganadora. No sé yo si son sus ganas por surcar los cielos lo que han
hecho que, mientras cantaba, el efecto aire le moviera el pelo a lo Marta
Sánchez en el anuncio de la lotería; al fin y al cabo, es TVE y todo queda en
familia. 
Con su ‘Estrella fugaz’ iluminó
rauda a toda España y aprovechó el escenario como un escaparate musical desde
la que ser vista, cosa que aplaudo. Podría haber tirado de Melendi, su pareja,
para darse a conocer, pero la artista
andaluza, que en algunos rasgos me recuerda a la actriz sevillana Laura Sánchez
(Pepa, en ‘Los Hombres de Paco’), se ha buscado la vida ella solita y ha llegado a
dónde está por lo que es. Olé. Confío en que, con el verano aquí al lado, su
canción suene en todas las discotecas y chiringuitos, porque es un tema muy
bueno con estilo pop dance flamenquito. De su vídeo, me hago fan incondicional
de su madre que, tras hablar con la peluquera, cierra la cinta con un “¡Pa
Copenhague!” que “me ha quitao el sentío”.

Ruth Lorenzo y su ‘Dancing in the rain’ son una apuesta lírica de gran nivel y muy estudiada

 

La murciana Ruth Lorenzo, que se
buscó la vida en Reino Unido porque parece ser que aquí nadie la descubría
(reiteró mi pregunta: “¿qué están haciendo las discográficas de este país?”),
fue la única en cambiarse de vestuario para salir a cantar. Con un peinado y
maquillaje muy a lo Amy Winehouse y con unos gestos faciales que, repito, me
recuerda a la época de melena bicolor de Mónica Naranjo, deslumbró al público
con un directo muy esperado y examinado con lupa tras los arreglos de su
canción. Su ‘Dancing in the rain’ es una apuesta lírica, de gran nivel y muy
estudiada. El regalo que le mandan sus familiares no puede ser más acertado: la
BSO de La Sirenita. La espontaneidad que muestra en todo momento la artista le
permite meterse al público en el bolsillo. 

PUBLICIDAD

Jorge apostó por una excelente puesta en escena y se posicionó como la única propuesta latina

 

 
Tras estas actuaciones a mí,
personalmente, no me hizo falta ver más, pero el espectáculo tenía que continuar
y llegaba el turno de Jorge que, declarándose eurofan (estrategia más que tramada
para ganarse el voto fácil), apostó por una excelente puesta en escena:
bailarines masculinos, cambio de vestuario en directo y lanzallamas de fondo.
Aunque los nervios le traicionaron en las notas más altas y en algunos
estribillos, en los que llegó algo ahogado, se posicionó como la única
propuesta latina de la noche. Luego habló de sus bíceps y perdió todo el
interés. Lo recuperé cuando me enteré que ya era padre y que esperaba su
segunda hija. Eso no me lo esperaba.

Raúl, tan sombrío como esperábamos, 14 años de estar en la sombra

 

Raúl, sin embargo, se mostró tan
sombrío como esperábamos. Tras ser tutor en la sombra de Bustamante y esperar
14 años para volver a ser visto en el panorama nacional, su balada no ha calado
mucho entre el público. Sí que es cierto que en su desgarrador grito musical lo
dio todo, lo cual evidencia su madurez artística, pero hasta en el video
promocional las chicas que pegan los carteles dicen: “¿Vas a votar por Raúl? Es
el de ‘Sueño su boca’”. Da la sensación que el cantante se nos estancó ahí, y
aunque ha intentado remontar y usar el programa para reclamar que seguía
trabajando, la noche no le fue mucho mejor.
Muchos coincidieron en lo mismo:
se trató de la gala con aspirantes de más nivel de la historia. Estoy
totalmente de acuerdo. Tras escuchar a Bustamante pedir perdón mil veces por
tener que votar, y después de hacerme fan de la “sirenita trianera” que quería
un colocarles a los de TVE un programa donde pudiera decir: “¡Hola corasoneh!”,
llegó el esperado homenaje a los eurofans que, muy acertados, describieron al
representante perfecto con la voz de Ruth, el tema de Brequette, la presencia
de Jorge, las tablas de Raúl y el arte de La Dama. Esta gente sí que entiende. 
Pasaré por alto la actuación de
Gisela y su playback, peor que el de la Igartiburu, porque no me parece bien
que, en una gala como esa, una artista profesional no cante en directo. Solo
diré de ella que, cada vez más, me recuerda a la actriz Eva Isanta, (“la cuqui”
en ‘La que se avecina’).

Brequette fue la elegida del jurado y Ruth Lorenzo del público. Empate a 66 puntos, y el público mandó

Llegó la frase más esperada: “Se cierran
las líneas telefónicas”. Comienzan las votaciones. Merche, Bustamante y Mónica
Naranjo coincidieron en sus votos. De menos a más posicionaron a La Dama, Raúl,
Jorge, Ruth y Breguette.  Por un momento,
todos pensamos lo mismo: “Otra vez una canaria para Eurovisión”. Pero luego
apareció Conchi, la señora notario, otra de la que me he hecho fan por haber
doblado turno para trabajar un sábado por la noche. Tras ser aplaudida y vitoreada,
entregó el sobre con el nombre del ganador. 
Los espectadores compartieron
opinión con el jurado en todas sus votaciones, pero la presencia de “las dos
Españas” de la que hablé en el artículo anterior se hizo patente cuando, el
público mismo decidió que Ruth Lorenzo debía representar oficialmente a España
en Eurovisión 2014. 
Tras un empate que desconcertó a
la murciana, su victoria se hizo patente. Id tomando nota: ‘Dancing in the
rain’ será la canción de nuestro país hasta el 10 de mayo, fecha en la que
disfrutemos de la 59 edición de un festival que, cada año, consigue emocionarme
más, y, ¿qué decir a aquellas personas que no les guste y lo critiquen? Pues nada,
simplemente que la música nos hace disfrutar a todos y si eso une a toda Europa
por una noche, pues ¡qué viva Murcia, Copenhague y toda Eurovisión!

Emilio Prieto

| Periodista y enviado especial de ElTelevisero.com en Eurovisión 2011.
Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD