PUBLICIDAD
El Televisero

Telecinco descubre en directo a una «niña robada» a su madre

Telecinco descubrió este miércoles en su especial «Niños robados» presentado por Jordi González, al filo de la medianoche, que Jacqueline y Pilar, son madre e hija biológicas. En pleno directo y con lágrimas en los ojos a la vez que los telespectadores descubrieron el resultado de una rapidísima prueba de ADN que lo confirmó positivamente.

PUBLICIDAD

La historia de Pilar, una niña robada

Pilar tiene 42 años y sólo hace 4 que se ha enterado de que es una niña
robada. Nada más descubrír que sus padres habían pagado por ella,
comenzó una búsqueda que le llevó hasta Jaqueline. Ambas se han sometido
a una prueba de ADN que este miércoles, en el espacio de Telecinco ha
confirmado que ambas mujeres son madre e hija.

PUBLICIDAD

Poco antes de reconocer el resultado de la prueba, Jaqueline contó como vivió aquel duro
momento y, lo más duro, cómo está
convencida de que su propia madre estuvo implicada en el robo de su hija
Pilar: «Cuando llegué de parto me metieron en una habitación, aislada
del resto de chicas que estaban como yo. Al dar a luz me sedaron y,
cuando terminé, me dejaron en el pasillo, vino el médico y me dijo que
mi hija había nacido muerta y deforme. Mi madre me dijo que lo firmase
porque ella había visto al bebé muerto y yo, como es normal, confíe en
ella y en el médico. Salí de allí con el corazón roto. Es malo decir que
una madre te haga esto, pero yo notaba que, después de dar a luz, en mi
casa había mucho dinero, cuando yo ganaba muy poco y ella también», relató Jaqueline visiblemente emocionada.

Pilar también quiso contar su historia: «Ahora tengo 42 años y con 38 descubrí que era adoptada. La gente en el pueblo lo sabía y una vijecita fue la que rompió el silencio. Yo no me lo creí hasta que llegué a casa de una amiga y ella fue la que me lo confesó. Me afectó mucho y me dió coraje saber que era adoptada y que nadie me había dicho nada».

PUBLICIDAD

Al descubrir que era una niña robada, Pilar lo pasó tan mal que tuvo que someterse a un tratamiento: «Ser adoptada me daba igual porque supuse que una mujer que no podía hacerse cargo de mí y lo veo muy bien, pero ser una niña que se la han quitado a una madre para dárselo a otra, eso es diferente». «Sé que mi madre pagó por mí, no sé cuánto pero lo sé. Pude leer una confesión suya en su diario, en el que contaba que estaba muy feliz porque le había llamado una monja que le iba a dar a una niñita», ha relatado Pilar el momento en el que descubrió que su madre había pagado por ella.

Pilar no tardó en ponerse a buscar a su madre biológica y, relativamente pronto, llegó hasta la que supuestamente podría ser su madre biológica: «Yo puse una demanda y el Hospital Clínico de Barcelona me mandó todos los papeles de mi nacimiento. Allí aparecía el nombre biológico de mi madre, Jacqueline, y decidí llamarla».

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD