PUBLICIDAD
El Televisero

'MasterChef': disciplina militar para unos fogones del infierno

CRÍTICA |

PUBLICIDAD

‘MasterChef’ ya ha encendido sus fogones. El esperado talent show de cocina se estrenó este miércoles con un decepcionante dato (2.058.000 y 11,0%) pese a la intensiva campaña de promoción de TVE y lograr ser TT nacional y mundial durante su emisión. ¿Es la crisis de credibilidad y audiencias de la cadena pública más grave de lo que creíamos o el formato nace defectuoso?

En ‘MasterChef’ el amor a la gastronomía brilla por su ausencia

PUBLICIDAD

‘MasterChef’ es una adaptación del talent show de estas características más exitoso en la televisión internacional con versiones en hasta 145 países, sin embargo en TVE una buena idea no es sinónimo de una adecuada versión española. Lo que debiera ser una ventana blanca para transmitir el placer de la gastronomía y de cocinar se presentó en su primera emisión como poco menos que un infierno.

Muy lejos de la fórmula del buenrollo imperante en los últimos talents de televisión como ‘La Voz’, ‘Tu cara me suena’ e incluso ‘Gran Hermano’, en la apuesta de TVE el jurado tiene gran protagonismo, pero Jordi Cruz, Pepe Rodríguez y Samantha Vallejo-Nágera no ejercen de coaches de gastronomía a concursante y espectador sino de tres «Ristos» con una inusitada dureza, soberbia e insensibilidad. Malos valores donde el amor a la cocina; a mimar cada plato; la apreciación del esfuerzo, progreso, dedicación, trabajo y concentración de los chefs; y a mostrar la grandeza de nuestra gastronomía brillan por su ausencia.

PUBLICIDAD

En el primer programa ha primado una competitividad insana, nos ha transmitido poco más que sufrimiento, el de unos concursantes que no llegan a empatizar con el espectador por una buena idea mal planteada. Ni consigue ilusionar ni el espectador se siente agusto ante esa brutal y artificial tensión. Los medios técnicos de TVE tampoco ayudan a una aún inexperta Shine Iberia en producción de grandes formatos: planos y músicas agresivas, sonido defectuoso y realización modesta más propia de los noventa.

Vergonzante además que a estas alturas ni siquiera haya sido producido en alta definición. La inclusión de las redes sociales fue muy tímida y aún así consiguió liderar el share social. Y qué decir de la presentadora… Un programa que venía como anillo al dedo a Anne Igartiburu para desoxidarse se ha encomendado a Eva González, poco natural, sobreactuada y con problemas de vocalización, aparece con un protagonismo reducido y una tarea de presentación prescindible.

Muchos teníamos depositada mucha confianza en ‘MasterChef’ y pese a decepcionar en gran parte  nuestras expectativas se agradece esta nueva apuesta por el entretenimiento, aunque la prueba militar ya haya indicado por donde van a ir los tiros…

🔵 Si quieres estar informado de las noticias sobre televisión, suscríbete a nuestro canal de Telegram.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD