PUBLICIDAD
El Televisero

Ruimán siembra el caos en el segundo directo de ‘La Voz’ ante 4,8 millones (33%)

ESPECIAL · #LAVOZDIRECTO2 |

PUBLICIDAD

El caos se apoderó anoche en la segunda gala en directo de ‘La Voz’. El concurso musical vivió un inesperado episodio, en el que uno de los cantantes del equipo de Melendi, el invidente Eduardo Ruimán, anunció tras su actuación que abandonaba el programa y alteró el desarrollo normal de una gala que pasará a la historia de la televisión por sus inumerables fallos y donde sólo el maestro Jesús Vázquez salvó los muebles con la ayuda de una sembrada Malú, a la que no le faltaron «pelos en la lengua».

Ruimán dió «portazo» a ‘La Voz’ deseando «Feliz Navidad»

El interés de la audiencia fue mayúsculo en una gala que se prolongó hasta la una y media de la madrugada: 4.840.000 fieles y un 33% de cuota de pantalla. En su
minuto de oro -a las 22:59 horas-, en plena polémica con el «portazo» de Ruimán el espacio de Telecinco rozó los 6,4 millones de fieles: 6.365.000 y un 30,1%.

PUBLICIDAD

El «desaguisado» no se resolvió hasta el final del programa, después de tres horas. La dirección del mismo se reunió con Ruimán para indicarle que había pasado a la siguiente fase al ser el más votado del público, a lo que hizo oídos sordos, y culpó directamente a Melendi y la dirección de su decisión. Jesús Vázquez aclaró que todo había sido motivado por «un problema» en su cuenta de Twitter, que sin embargo no habría afectado al resultado de la audiencia.


Ruimán en ‘El programa de AR’: «Cualquiera habría hecho lo mismo»

PUBLICIDAD

El polémico concursante ha accedido a una llamada telefónica esta mañana en ‘El programa de Ana Rosa’ para hablar de lo que sucedió en la gala, sin embargo, no ha aclarado absolutamente nada, limitándose a sentenciar que «cualquiera en su lugar habría hecho lo mismo». «Han pasado una serie de cosas, ocurrieron muchas cosas en la trastienda y en el transcurso de los ensayos. Tengo mis motivos. Nadie abandona una oportunidad tan importante por un capricho», afirma. «Si quieren un día me invitan al programa y podrán entenderlo cuando dé mi explicación. Les voy a dar una pista: remítanse a la gala anterior», ha dicho este tinerfeño de 31 años.

«He estado hablando con mi abogado para ver las cuestiones de contrato porque hay un contrato al que está sujeto y hay unas normas pero por encima de todo está la dignidad. La fama tiene un precio pero la dignidad no y me gusta dormir tranquilo.» ¿Dignidad o una maniobra extraña para conseguir más popularidad y dinero? Se admiten apuestas…

► Únete a ElTelevisero.com en Twitter y Facebook.

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD