El Televisero

¡Gracias, periodista Ana Pastor!

El ala más dura del PP triunfa en su asalto a RTVE. La «caza de brujas» ha culminado ya con su objetivo final: la despedida de Ana Pastor. La manipulación es la tónica habitual en ‘Telediarios’ y el Canal 24 horas desde la designación de Julio Somoano como director de informativos. Xabier Fortes, de ‘La noche en 24 horas’, también cesado.

No nos ha pillado por sorpresa. Y ha tardado 8 meses en llegar. La extrema derecha ya ha vuelto a tomar el control de la televisión de tod@s, y lo ha hecho con una auténtica cacería, propia de los estados dictatoriales, donde el periodismo profesional, independiente y de calidad ha recibido un cañonazo, cárgandose a los rostros más visibles y más premiados, que llevaban incomodando al PP desde que emprendieron su campaña para destruir y asaltar RTVE. Y ya lo han conseguido. La profesional, la excepcional, la periodista con mayúsculas Ana Pastor, no seguirá en ‘Los desayunos de TVE’. 

Los nuevos directivos elegidos a dedazo por el PP provenientes de la «era Urdaci», del aznarismo y de Telemadrid, han optado por la peor opción, encumbrar aún más a quién ha dignificado la profesión y nos ha hecho comprobar que otra forma de periodismo es posible. Ana Pastor ha protagonizado en sus tres años dirigiendo y presentando con notable éxito el formato matinal de tertulia, información y entrevistas algunos de los momentos periodísticos más destacados a nivel nacional e internacional. Puso en apuros a María Dolores de Cospedal -que sirvió para poner a la periodista en el «centro de la diana»-, a José Bono e incluso a Mahmud Ahmadineyad.

Ana Pastor: la periodista del ciudadano y de los valores
Una periodista del ciudadano y no del político. Una periodista de valores, por encima de cualquier interés. Una profesional que ha sido el paradigma de la mejor TVE de la historia. Que nos hizo creer en una democracia mejor. Hoy el PP lleva a un paso atrás más. Pero se equivocan. Ha quedado demostrado que apostar por una TV pública como un instrumento político no genera más confianza, adoctrina o recibe el respaldo ciudadano, sino que genera el efecto contrario. Ninguna mayoría absoluta es un cheque en blanco para fulminar también un derecho básico de la constitución, como lo es el derecho a la información. Los gobernantes que no creen en la democracia, ¿por qué iban a creer en el periodismo? ¡Gracias, Ana Pastor!

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *