PUBLICIDAD

CNN+ cierra sus emisiones tras la fusión Telecinco-Cuatro. Su canal ha sido sustituído inmediatamente por el de Gran Hermano 24 horas. El vacío informativo que deja, «no tendrá sustituto».

VÍCTOR JUSTE

PUBLICIDAD

Hoy es un día triste para los que creíamos y apostábamos por la calidad en la televisión, por el periodismo riguroso, por la pluralidad ideológica y social, por la profesionalidad en un medio, cuya degradación de contenidos es tan manifiesta como vergonzante. Anoche, casualidades o no, el día de los Inocentes -algunos aún teníamos la esperanza de que fuera una «Inocentada»-, nos dijo un hasta siempre el canal de noticias CNN+. El que era una ventana abierta al periodismo de calidad, repleto de los mejores profesionales del medio, dio paso a las 00:00 horas, al nuevo canal Gran Hermano 24 horas.

Telecinco no ha tardado en hacer «de las suyas» para inmediatamente después al cese de sus emisiones transformar el noticiario de 24 horas en una nueva frecuencia para la telebasura, en un muestrario de cámaras que muestran las peripecias y las farsas generadas por el grupo de los «caducos» concursantes de la duodécima edición de ‘GH’ -ni más ni menos que las 24 horas al día-. Ya nos lo han dejado «cristalino» a lo largo de los años que a Berlusconi y compañía poco les importa la calidad o el rigor, sino los datos de audiencia y sobre todo la rentabilidad económica, pero de ahí a reírse de nosotros de esta manera, hay un paso de gigante.

PUBLICIDAD

No sólo estamos hablando de la desaparición de este canal. También viviremos a lo largo de las próximas semanas la culminación de la fusión de Telecinco y Cuatro. Es decir, mejor dicho, la desparición definitiva de Cuatro. Todavía recuerdo, allá por 2005, cuando nacía este canal, momento en el que muchos vivíamos con ilusión y expectación la llegada de una nueva forma de hacer televisión, una nueva manera de creer en el periodismo. Quedará para el recuerdo de muchos ese primer informativo de Iñaki Gabilondo, ese momento «histórico» que sin embargo, se ha evaporado en un tiempo récord. Un modelo de periodismo que nos deja, un vacío informativo que no tendrá sustituto en el espectro de canales de la TDT, cuyas líneas editoriales son muy similares y tienden a representar los valores conservadores y de derechas. ¿Realmente hay cabida a la televisión de calidad, en un medio donde sólo importan los resultados económicos y las tendencias ideológicas de los poderosos?

– Así fueron los últimos minutos de la emisión de CNN+:

PUBLICIDAD
Y ADEMÁS:
Share:

1 comment

  1. Diego Juste 29 diciembre, 2010 at 17:14 Responder

    Completamente de acuerdo con tu crítica hermano. Es terrible para la profesión periodística en general. España, y el resto del globo, continúa sufriendo un proceso de concentración mediática a manos de un manojo de grandes corporaciones que únicamente entienden de cuentas de resultados. Proceso que además está contando con la connivencia de los gobiernos de todas las potencias del mundo. Sin duda es más fácil "controlar" a cuatro grandes grupos que a una pluralidad de medios independientes. Lo único que puede salvar a los ciudadanos de la desinformación y la alienación es Internet, un medio democrático y accesible que abre las puertas de la emisión de información a cualquiera con algo interesante que decir. Ahora sólo queda que el público despierte de su letargo y nos convirtamos en ciudadanos activos en busca de información veraz.

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD