PUBLICIDAD
El Televisero

'Las chicas de oro' entretienen, pero les falta algo de "chispa"

La ficción de José Luis Moreno ya ha perdido casi a un millón de espectadores, tras los cuatro millones anotados en su estreno

Después de haber transcurrido cuatro semanas desde que se estrenó ‘Las chicas de oro’, una de las grandes apuestas de la televisión para este otoño, ya podemos hacer una crítica bastante completa de lo que nos ha deparado esta comedia hasta el momento…

PUBLICIDAD

Desde el primero de sus episodios, hemos podido comprobar como una de las grandes bazas con las que cuenta esta ficción es su gran elenco de actrices formado por tres grandísimas intérpretes como son Concha Velasco, Alicia Hermida y Carmen Maura. A Lola Herrera la podemos acusar quizás de aparecer algo «sobreactuada» y la credibilidad de su personaje queda bastante eclipsada, respecto a las demás es la peor. Destacar también la química surgida entre Concha Velasco -quizás estábamos poco acostumbrados a verla como actriz cómica, pero lo hace igualmente bien- y Alicia Hermida -hasta ahora la mejor de las cuatro-, que nos han regalado ya escenas bastante disparatadas y entretenidas.

El mayor fallo de esta ficción quizá sea el estar producida por el polémico José Luis Moreno, artífice de algunos de los productos televisivos de más éxito de los últimos años como ‘Aquí no hay quién viva’, ‘Escenas de matrimonio’ o ‘Noche de fiesta’. Personalmente, el tinte a «rancio» y «chabacano» que este señor le da de manera generalizada a sus producciones repercute en la calidad de los guiones. En ‘Las chicas de oro’ esa sensación de que sus personajes estén todo el rato discutiendo no le otorga ningún valor positivo a la ficción. Por otra parte, el hecho de ser un remake de una mítica ficción estadounidense («The golden girls») no garantiza una adecuada adaptación de los guiones, y es este, sin duda, el mayor error de esta serie. Bernabé Fernández (‘Aída’) y Pablo Puyol (‘Un paso adelante’) han sido dos de los «cameos» en ‘Las chicas de oro’ (RTVE.es)
A pesar de todo, la serie ha ido mejorando progresivamente. El capítulo primero resultó demasiado atropellado, como para sentenciarla ya y catalogarla como «mala». Muchos le dimos una nueva oportunidad y hemos comprobado como los personajes se han ido perfilando poco a poco, sin embargo, el público es cada día más exigente, y aquel que sigue las series de TVE quiere visualizar un producto de calidad. Parece que aún les falta camino por recorrer o quizás ya sea demasiado tarde. Y es que la audiencia no para de caer semana tras semana, habiéndose fugado ya casi un millón de espectadores desde su estreno: 4.073.000 y un 22% en su primer episodio frente los 3.363.000 seguidores y el 16,5% del último.

PUBLICIDAD

Seguiremos informando…

Y ADEMÁS:
Share:

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

PUBLICIDAD